Un vistazo a la jornada en los mercados asiáticos.

La primera definición que aparece en una búsqueda en línea del significado de "resiliencia" es "capacidad de resistir o de recuperarse rápidamente de las dificultades; dureza".

En los mercados mundiales en estos momentos, probablemente baste con una palabra: "Nasdaq" o "Nvidia".

Las acciones de la niña mimada de la inteligencia artificial y los chips volvieron a subir un 6,8% el martes en su mejor día en un mes, lo suficiente para recuperar la caída del día anterior, estrechar la reciente corrección y marcar el tono de una subida liderada por la tecnología en la renta variable estadounidense y mundial.

No hubo noticias frescas ni ímpetu detrás del movimiento, que probablemente tiene tanto que ver con la cuadratura de libros de los inversores y los ajustes de posiciones a medida que se acerca el final del trimestre y del semestre como con cualquier otra cosa.

En vista de ello, es difícil predecir la dirección que tomarán los mercados asiáticos el miércoles. ¿El repunte de las tecnológicas y las megacapitalizaciones del martes desencadenará una oleada de compras, o los inversores seguirán pensando en limitar la exposición al riesgo antes del cierre del trimestre el viernes?

No parece que haya mucho en la sesión estadounidense del martes, aparte del rebote de la tecnología, para dar una señal en uno u otro sentido: el dólar subió un poco, los rendimientos del Tesoro se mantuvieron planos y el tono de las declaraciones de dos gobernadores de la Reserva Federal probablemente se inclinó hacia el lado de los halcones.

Las preocupaciones más generales sobre la debilidad del yen y la posible intervención de las autoridades japonesas, así como la constante depreciación del yuan chino, siguen pesando sobre los mercados asiáticos. Es poco probable que la falta de noticias o novedades en ambos frentes cambie esta situación de cara al miércoles.

El calendario de datos económicos regionales es extremadamente ligero el miércoles, con la única publicación de la inflación australiana y los datos manufactureros de Singapur.

Está previsto que hable el gobernador adjunto del Banco de la Reserva de Australia, Christopher Kent, mientras que el banco central de Tailandia publica las actas de su reunión de política monetaria del 12 de junio y más tarde organiza una reunión de analistas sobre la economía y la política monetaria.

La inflación en Australia está resultando mucho más difícil de lo previsto. Esto explica por qué los operadores de tipos consideran que el Banco de la Reserva de Australia será el banco central más duro del G10 este año, aparte del Banco de Japón, y sólo calculan una posibilidad entre cuatro de que se produzca un recorte de tipos este año.

El dólar australiano está reaccionando en consecuencia: es la segunda divisa del G10 que mejor se comporta frente al dólar estadounidense este año, por detrás de la libra esterlina.

Los economistas encuestados por Reuters prevén que la tasa anual de inflación ponderada al consumo en mayo se acelere hasta el 3,8% desde el 3,6% de abril. Sería la más alta de este año y la segunda subida consecutiva, lo que no es la dirección preferida del RBA.

Estos son los acontecimientos clave que podrían proporcionar más dirección a los mercados el miércoles:

- Inflación en Australia (mayo)

- Habla el gobernador adjunto del RBA, Kent

- Producción manufacturera de Singapur (mayo)