El grupo energético austriaco OMV elevó sus previsiones de beneficios y flujo de caja para 2030 durante su jornada de mercados de capitales del jueves, citando un entorno de mercado más favorable para el petróleo, el gas natural y los márgenes de refino.

OMV se fija ahora como objetivo un resultado operativo limpio de CCS, que excluye partidas no recurrentes así como ganancias y pérdidas por tenencia de inventarios energéticos a corto plazo, de al menos 6.500 millones de euros (7.030 millones de dólares) para 2030, frente al objetivo de 6.000 millones de euros fijado anteriormente.

También elevó su previsión de flujo de caja operativo hasta al menos 7.500 millones de euros, frente a los 7.000 millones anteriores, en parte ayudado por un impulso a la eficiencia que aportará al menos 500 millones de euros a finales de 2027.

OMV dijo el mes pasado que los suministros de gas de la rusa Gazprom podrían suspenderse en relación con una sentencia de un tribunal extranjero, sin identificar el caso.

El grupo austriaco también lleva casi un año en largas conversaciones sobre una fusión prevista de 30.000 millones de dólares entre su rama química Borealis y Borogue, de Abu Dhabi National Oil Company (ADNOC).

(1 dólar = 0,9248 euros)