La inflación y el aumento de los tipos de interés han dejado al descubierto una profunda falla que atraviesa la economía sueca centrada en el sector inmobiliario.

La atención se ha centrado en el mercado inmobiliario comercial, pero el mayor efecto hasta ahora se ha producido en la construcción de viviendas.

Las viviendas iniciadas cayeron alrededor de un 55% en los tres primeros trimestres de 2023, según la oficina de estadística, lo que disparó las quiebras en el sector de la construcción, obligó a las empresas a despedir trabajadores y frenó el crecimiento.

Si el desplome continúa, puede venir algo peor.

"En nuestro peor escenario, que recuerda a la crisis de los años 90... nos arriesgamos a una pérdida de producción agregada de 1 billón de coronas hasta 2030", declaró Andreas Hatzigeorgiou, director general de la Cámara de Comercio de Estocolmo.

La inversión en construcción representa alrededor del 10% del PIB y es probable que Suecia entre en recesión en 2023. La economía tampoco podría crecer en 2024.

Los efectos a más largo plazo también son preocupantes.

Suecia necesita construir 67.000 nuevas viviendas cada año para mantener el ritmo de crecimiento de su población, mientras que la falta de viviendas podría afectar a la expansión de la industria "verde" en el extremo norte, donde se están instalando empresas como el fabricante de baterías Northvolt y la firma de acero libre de fósiles H2 Green Steel, según advertía un reciente estudio gubernamental.

"Creemos que es profundamente problemático que tengamos un sector de construcción de viviendas tan sensible al ciclo económico y a los tipos", declaró la primera vicegobernadora del Riksbank, Anna Breman.

Aunque se espera que los tipos de interés empiecen a bajar este año y que la economía se estabilice, se prevé que el número de viviendas iniciadas caiga por debajo de las 20.000 en 2024 y podría permanecer bajo durante años.

"No veo ningún repunte rápido", dijo Goran Linder, jefe de desarrollo de proyectos del constructor de viviendas PEAB.

"En los dos últimos años, el coste de construir una casa ha subido un 20%... al mismo tiempo, nuestros ingresos han caído un 10%. Esa combinación es bastante significativa".

(1$ = 10,3860 coronas suecas)