La empresa estatal brasileña Petrobras ha presentado solicitudes al regulador de la competencia de Brasil, Cade, para renegociar los términos que estipulan que la compañía debe vender algunos de sus activos de refinación de petróleo y gas natural, dijo la empresa el martes.

Los términos, firmados por la empresa a mediados de 2019, fueron parte de una amplia iniciativa del gobierno del entonces presidente Jair Bolsonaro para reducir la participación de Petrobras en el sector de petróleo y gas de Brasil, abriendo el mercado a nuevas empresas con perspectivas de más inversión.

En virtud de los acuerdos con el regulador, el gigante petrolero se había comprometido a un plazo para vender todas sus refinerías de petróleo fuera de los estados de Río de Janeiro y Sao Paulo, así como sus activos de transporte y distribución de gas natural.

En las solicitudes enviadas al organismo antimonopolio el pasado viernes, Petrobras argumentó que su nuevo plan estratégico, presentado la semana pasada, prevé amplias inversiones en estos activos.

Petrobras dijo al Cade que su objetivo es "actuar de forma competitiva y segura, maximizar la captura de valor adaptando y mejorando nuestro parque industrial y nuestra cadena de suministro y logística", así como buscar la autosuficiencia en el segmento de los derivados del petróleo.

El regulador dijo en un comunicado que no comenta los casos en curso. (Reportaje de Marta Nogueira; Redacción de Peter Frontini; Edición de Sandra Maler)