PGIM se ha convertido en la última de una lista en rápido crecimiento de firmas de gestión de activos que buscan la aprobación de la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. para ofrecer una clase de acciones de fondos de inversión existentes en forma de fondo cotizado en bolsa (ETF).

PGIM presentó a última hora del viernes una solicitud formal para que se le permita emitir clases de acciones de ETF, uniéndose así a firmas como Dimensional Fund Advisors, Morgan Stanley Investment Management y Fidelity Investments en su intento de salvar la brecha que actualmente divide a los fondos de inversión de los ETF.

Recientemente, Cboe Global Markets ha respaldado sus esfuerzos, solicitando a la SEC que apruebe un cambio de normativa que permita a la bolsa cotizar y supervisar la negociación de clases de acciones de ETF.

"El ritmo se está acelerando", dijo Bryan Armour, analista de ETF en Morningstar, refiriéndose a la avalancha de solicitudes a los reguladores desde que la patente de 20 años de Vanguard sobre el concepto expiró el verano pasado. Eso abrió la puerta a los competidores si consiguen la aprobación de la SEC.

Brian McCabe, socio de gestión de activos de Ropes & Gray LLP, dijo que su empresa ya había presentado una solicitud para un cliente y estaba trabajando en otras tres o cuatro.

Los reguladores deben aprobar o rechazar la solicitud de Cboe a finales de este año. No se enfrentan a plazos firmes similares en relación con las solicitudes de los emisores.

Si se aprueban, los emisores podrían lanzar nuevas clases de acciones ETF de fondos de inversión existentes de forma más rápida y rentable, ya que esos productos simplemente se clasificarían junto a las clases de acciones existentes dirigidas a inversores institucionales o minoristas o a asesores financieros. Los costes operativos y de distribución podrían agruparse, y los posibles emisores argumentan que habría una mayor eficiencia fiscal.

Este último enfoque ofrece compartir los costes operativos y de distribución y una mayor eficiencia fiscal para los accionistas de los fondos. También podría abrir el mercado de los planes de jubilación 401(k) a los ETF, aunque la SEC ha expresado en el pasado su preocupación por que la vinculación de ambos tipos de productos pueda tener consecuencias y costes fiscales inesperados. (Reportaje de Suzanne McGee; Edición de Jamie Freed)