En su última nota de investigación, el analista James Quigley confirma su recomendación negativa. El broker Goldman Sachs mantiene su recomendación de venta. El precio objetivo no ha cambiado y sigue siendo de 236 CHF.