Jason Liberty, CEO de Royal Caribbean Cruises, habla de la impresionante recuperación del sector de los cruceros tras la crisis de la COVID-19, destacando la demanda sostenida y creciente de los clientes. Señala que el sector de los cruceros, que genera alrededor de 65.000 millones de dólares al año, representa una pequeña fracción de la economía mundial de los viajes, que asciende a 1,9 billones de dólares, lo que ofrece un enorme potencial de crecimiento. Liberty destaca la relación calidad-precio de los cruceros en comparación con las vacaciones en tierra y señala una creciente preferencia por las experiencias frente a los bienes materiales, tendencia que se ha acelerado tras la pandemia. También observa un aumento de los viajes multigeneracionales y una demanda de experiencias inolvidables.

Habla del aumento de las reservas repetidas entre los clientes fieles y del creciente atractivo de los cruceros para los nuevos clientes y las generaciones más jóvenes.

De cara al futuro, Liberty afirma que Royal Caribbean está centrada en reforzar su negocio principal y aprovechar la tecnología, como la inteligencia artificial, para mejorar la experiencia del cliente. No descarta la posibilidad de fusiones y adquisiciones para mejorar la oferta al cliente. Frente a la competencia, incluidas nuevas empresas como Viking Holdings, Liberty señala las altas barreras de entrada en el sector de los cruceros y el objetivo de Royal Caribbean de ofrecer una amplia gama de vacaciones y experiencias, con el objetivo de competir más de cerca con las vacaciones en tierra.

 


Bloomberg TV proporcionado por MT Newswires

Vídeos de Bloomberg