La minera de carbón y generadora de energía LEAG, propiedad de la empresa energética checa EPH, planea construir centrales eléctricas de gas en cuatro lugares de Alemania como parte de una estrategia gubernamental para añadir más plantas de este tipo, según declaró su consejero delegado a Reuters en una entrevista.

"Definitivamente participaremos en esto", dijo Thorsten Kramer. "Tenemos cuatro emplazamientos para centrales eléctricas. Nos presentamos a todas ellas", dijo, refiriéndose a los planes de Berlín de licitar capacidad en un sistema de subastas que aún está por definir.

La planificación de estos emplazamientos, que tendrían una capacidad combinada de al menos 3 gigavatios (GW), lleva ya varios años en marcha, añadió Kramer.

A principios de este mes, el gobierno alemán acordó una estrategia que incluía subvenciones por valor de 17.000 millones de dólares para los operadores de centrales eléctricas de gas que puedan pasarse al hidrógeno, que Berlín considera una futura fuente de energía crucial en la transición hacia el abandono de los combustibles fósiles contaminantes.

LEAG, el segundo mayor productor de electricidad de Alemania, es optimista respecto a obtener luz verde en Semana Santa para 1.750 millones de euros (1.890 millones de dólares) en compensaciones que Berlín pretende pagar a la empresa por el cierre de sus centrales de lignito para 2038, dijo Kramer.

Bruselas aún tendría que aprobar la ayuda, que sigue a un pago similar para RWE, la empresa más grande de LEAG, el año pasado.

(1 dólar = 0,9243 euros) (Reportaje de Tom Kaeckenhoff; Redacción de Rachel More y Christoph Steitz)