Las luces están apagadas y el aire acondicionado no funciona en la sede del proveedor estatal de electricidad de Vietnam, EVN, ya que la principal empresa eléctrica del país intenta "predicar con el ejemplo" para evitar que se repitan los paralizantes apagones del año pasado, según informa un funcionario a los visitantes.

Pero muchas empresas de la capital vietnamita, Hanói, parecen ignorar el llamamiento a conservar la energía, manteniendo encendidas durante toda la noche las luces de neón decorativas pero, por lo demás, inútiles, del exterior de los rascacielos.

Las dificultades para reducir el consumo ilustran los retos a los que se enfrenta Vietnam un año después de que los apagones repentinos causaran pérdidas de cientos de millones de dólares a los fabricantes multinacionales con inversiones en el país del sudeste asiático.

Vietnam está llevando a cabo un programa mosaico de medidas de ahorro energético, actualizaciones de la red, reformas normativas y un aumento masivo de la energía de carbón en su intento de evitar el déficit de electricidad, según datos del gobierno y entrevistas con funcionarios y expertos.

Pero Trinh Mai Phuong, director de comunicación de EVN, explica durante una visita de los medios de comunicación que incluso la mayor mejora de las infraestructuras que se está llevando a cabo, una nueva línea de transmisión de 1.000 millones de dólares que conectará el centro del país con el norte, altamente industrializado y muy afectado por los apagones del año pasado, puede no ser suficiente.

"Yo no diría que es un cambio de juego", dijo Phuong sobre la línea que podría estar terminada tan pronto como este mes, señalando

que es una de las muchas medidas necesarias en medio de los múltiples problemas que hay que abordar. Se espera, por ejemplo, que el consumo de electricidad alcance máximos históricos en las próximas semanas mientras el país se prepara para más olas de calor, dijo.

El aumento vertiginoso de la demanda de energía está haciendo que a Vietnam le resulte cada vez más difícil cumplir sus compromisos en materia de cambio climático y, al mismo tiempo, suministrar suficiente energía para satisfacer a grandes inversores como Samsung Electronics, Foxconn y Canon.

Se necesitan reformas más amplias en todo el sector a largo plazo, afirmaron los inversores y analistas extranjeros.

MEDIDAS DE EMERGENCIA

A corto plazo, Vietnam apuesta sobre todo por el carbón para proporcionar suficiente electricidad fiable. Puede que sea suficiente - o no - pero en cualquier caso puede suponer un golpe para los compromisos del país de reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

El uso del carbón aumentó masivamente en los cinco primeros meses de 2024, con las centrales eléctricas de carbón representando de media el 59% de la producción eléctrica, superando el 70% algunos días, según los datos de EVN.

Esta cifra es superior al casi 45% del mismo periodo del año pasado y al 41% de 2021, cuando Vietnam empezó a elaborar planes para reducir el carbón que persuadieron a los donantes internacionales a comprometer 15.500 millones de dólares para ayudar a eliminar gradualmente este combustible.

Gracias a una nueva central eléctrica de carbón que entró en funcionamiento en 2023, el carbón representó el 33% de la capacidad total instalada el año pasado, frente al 30,8% en 2020, lo que aleja aún más a Vietnam del objetivo de reducirlo al 20% para 2030.

La conservación de la energía es otro pilar clave del plan. EVN y sus unidades locales han animado a los clientes ávidos de energía, incluidos los fabricantes extranjeros, a ahorrar energía con medidas a medida, especialmente en las horas punta.

Pero esto pone en riesgo la reputación de Vietnam como lugar fiable para la inversión y podría afectar a los futuros planes de expansión de la fabricación, según los inversores extranjeros que declinaron ser nombrados porque no estaban autorizados a hablar con los medios de comunicación.

El asunto debe abordarse resolviendo los problemas de generación y distribución, y no desde el lado del consumo, dijeron dos inversores extranjeros.

El Ministerio de Industria de Vietnam no respondió a una solicitud de comentarios.

OPCIONES MÁS LIMPIAS

Vietnam sólo utiliza una fracción de su capacidad solar y eólica terrestre instalada debido, en gran medida, a los obstáculos administrativos.

No ha aprobado la normativa para poner en marcha proyectos eólicos marinos y retrasa los proyectos de construcción de centrales eléctricas alimentadas con gas natural licuado importado, que es más limpio que el carbón.

Las cuatro fuentes de energía juntas deberían representar más del 40% de la capacidad instalada en 2030, según los planes del gobierno, aunque los analistas se muestran escépticos.

Se prevé que la energía hidroeléctrica caiga a menos del 20% de la generación instalada a finales de la década desde más del 30% en 2020.

Pero se está añadiendo algo de capacidad en el norte, donde las necesidades son mayores.

Una de las mayores centrales hidroeléctricas de Vietnam, la de Hoa Binh, está añadiendo dos turbinas de General Electric a las ocho que ya tiene, lo que aumentará su capacidad total a 2,4 gigavatios desde los menos de 2 GW actuales para la segunda mitad de 2025, según declaró Dao Trong Sang, director del proyecto de ampliación de EVN, durante una visita a la presa.

La central de Hoa Binh, combinada con la nueva línea de transmisión que lleva la electricidad al norte desde otras centrales, puede añadir un 8% de capacidad al norte, hambriento de energía.

SE NECESITAN REFORMAS

La crisis eléctrica no puede resolverse sin las tan esperadas reformas, dicen los expertos, aunque los avances hasta la fecha han sido lentos.

En abril, el Ministerio de Industria publicó una metodología actualizada para determinar los precios de la electricidad, un paso hacia la posible reactivación de proyectos estancados durante años por falta de claridad sobre las tarifas.

Sin embargo, la metodología podría obligar a los promotores a asumir un riesgo excesivo, lo que complicaría su acceso a la financiación, afirmó un funcionario afincado en Vietnam que declinó dar su nombre por no estar autorizado a hablar con los medios de comunicación.

Otro proyecto de decreto que permite a los fabricantes comprar electricidad directamente a los productores se considera próximo a su aprobación tras años de debate interno, según varios analistas.

El uso de acuerdos directos de compra de electricidad (DPPA, por sus siglas en inglés) podría facilitar a las empresas multinacionales evitar el aumento de los aranceles a las exportaciones e impulsar el uso de energías renovables para ayudarles a cumplir los requisitos medioambientales, sociales y de gobernanza.

Pero las normas de los DPPA deben combinarse con otras reformas, como disposiciones más claras para conectar directamente las fábricas a los proyectos de generación de energía, dijo el funcionario.