Singapore Airlines ha ajustado su política de señales de cinturón de seguridad a bordo y ha alterado al menos una ruta de vuelo después de que un incidente de turbulencias esta semana matara a una persona y dejara a docenas más hospitalizadas, según la aerolínea y los datos de vuelo.

La aerolínea está adoptando un enfoque más cauteloso ante las turbulencias, que incluye no servir bebidas calientes ni comidas cuando la señal del cinturón de seguridad está encendida, según declaró en un comunicado al canal de televisión Channel News Asia de Singapur.

"SIA seguirá revisando nuestros procesos, ya que la seguridad de nuestros pasajeros y tripulación es de suma importancia", afirmó.

La aerolínea no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters.

El vuelo SQ321 Londres-Singapur en un Boeing 777-300ER con 211 pasajeros y 18 tripulantes fue desviado a Bangkok para un aterrizaje de emergencia el martes después de que el avión fuera sacudido por turbulencias que lanzaron a los pasajeros y a la tripulación por la cabina, golpeando a algunos contra el techo.

La ruta diaria Londres-Singapur SQ321 ha completado dos vuelos desde el incidente y no ha sobrevolado la parte de Myanmar donde se produjeron las repentinas turbulencias unas 3 horas antes del aterrizaje previsto. El tiempo de vuelo es más o menos el mismo, según muestran los datos de seguimiento.

En su lugar, volaron sobre la bahía de Bengala y el mar de Andamán, según muestran los datos de la ruta del rastreador de vuelos FlightRadar 24.

Singapore Airlines ha declarado que el avión se encontró el martes con turbulencias extremas repentinas. Un pasajero británico de 73 años murió de un presunto ataque al corazón.

Las fotografías del interior del avión mostraban cortes en los paneles superiores de la cabina, máscaras de oxígeno y paneles colgando del techo y equipaje esparcido por todas partes. Un pasajero dijo que las cabezas de algunas personas se habían golpeado contra las luces situadas encima de los asientos y habían roto los paneles.

A última hora del jueves, 46 pasajeros y dos miembros de la tripulación estaban hospitalizados en Bangkok; otros 19 seguían en Bangkok, según informó la compañía aérea.

Veinte de los 46 permanecían en cuidados intensivos, dijo el jueves un funcionario del Hospital Samitivej Srinakarin de Bangkok, añadiendo que los heridos presentaban una mezcla de lesiones en la médula espinal, el cerebro y el cráneo.

Singapore Airlines, ampliamente reconocida como una de las principales compañías aéreas del mundo y considerada como un punto de referencia para gran parte del sector, no ha tenido incidentes graves en los últimos años.