I ndustrie De Nora inició el martes la construcción de la mayor planta de fabricación de electrolizadores de Italia para satisfacer el crecimiento previsto de la demanda de hidrógeno verde, que forma parte de los planes de la UE para sustituir a los combustibles fósiles en las industrias de alto consumo energético.

El hidrógeno verde, que se produce dividiendo el agua mediante electrólisis, también es visto por algunos como una solución potencial al problema del almacenamiento del exceso de energía renovable, como la solar o la eólica.

La Unión Europea pretende producir 10 millones de toneladas métricas e importar 10 millones de toneladas de hidrógeno verde para 2030 en un intento de sustituir los combustibles fósiles, que emiten dióxido de carbono al quemarse, contribuyendo así al cambio climático.

El consejero delegado de De Nora, Paolo Dellacha, declaró en un acto con motivo del inicio de las obras de construcción de la nueva fábrica que el grupo ya tenía pedidos para vender electrolizadores capaces de producir hidrógeno con una capacidad de 2 gigavatios (GW).

Esta cifra equivale a la capacidad de producción anual de la planta, que costará unos 100 millones de euros (107 millones de dólares). Se beneficiará de hasta 63 millones de euros en subvenciones públicas al considerarse estratégica a nivel nacional y de la UE.

Está previsto que esté lista a finales de 2025 o principios de 2026.

"Las estimaciones sobre la necesidad futura de electrolizadores varían mucho y los expertos dicen ahora que Europa podría necesitar una capacidad de 100 GW o más para 2030... estas cifras nos hacen esperar un potencial de crecimiento muy importante", dijo Dellacha en el acto.

Una empresa conjunta entre Arabia Saudí Acwa Power y Air Products para construir el proyecto NEOM Green Hydrogen se encuentra entre los clientes de De Nora para electrolizadores, dijo.

Mientras tanto, Italia, Alemania y Austria firmaron en mayo un acuerdo para cooperar en el desarrollo de una red de transporte de hidrógeno desde el sur del Mediterráneo hasta el norte de Europa.

Un grupo de empresas, entre las que se encuentra el operador italiano de la red de gas Snam, se ha asociado para construir el gasoducto SoutH2 a principios de la próxima década, con un compromiso financiero de más de 4.000 millones de euros.

El consejero delegado de Snam, Stefano Venier, declaró al margen del acto del martes que el grupo está "muy satisfecho con su participación en De Nora".

Snam posee cerca del 22% en De Nora, tras haber vendido parte de su participación inicial después de que el grupo saliera a bolsa. (1 dólar = 0,9314 euros) (Reportaje de Francesca Landini, edición de Cristina Carlevaro y Alexander Smith)