Anatole, con sede en Hong Kong y propietaria de aproximadamente el 4,2% de las acciones de la empresa con sede en Monrovia, California, afirmó que STAAR está infravalorada y no está alcanzando su "enorme potencial de crecimiento".

STAAR diseña, fabrica y vende lentes que pueden implantarse durante cirugías oculares.

Desde febrero, el precio de las acciones de STAAR ha caído casi un 50%. El martes cerró a 41,82 dólares.

Señalando un gran mercado en China e investigaciones que sugieren que las pacientes femeninas están dispuestas a pagar más por la marca y la calidad del producto, la firma de inversión escribió que la dirección debería subir los precios y agilizar el proceso de ventas.

Y lo que es más importante, la empresa de inversión instó a STAAR a contratar a banqueros de inversión o asesores de finanzas corporativas para considerar la escisión del negocio asiático, que según dijo representa cerca del 80% de las ventas totales.

"Sugerimos que la empresa considere la posibilidad de escindir su negocio en Asia o China y cotizar en una de las bolsas asiáticas", escribió Anatole en la carta del 20 de octubre al consejo de STAAR. "Sólo el negocio de STAAR en China tiene un valor de 5.000 millones de dólares según nuestras estimaciones".

No se ha informado de la carta.

STAAR tiene una capitalización bursátil de 2.000 millones de dólares.

La carta fue publicada en el sitio web de Anatole. Anatole no respondió a los correos electrónicos ni a las llamadas en busca de comentarios.

Un portavoz de STAAR dijo que la empresa ha respondido a la carta de Anatole.

"Agradecemos y apreciamos las aportaciones de nuestros accionistas y nuestro equipo directivo y el consejo revisan regularmente las oportunidades de maximizar el valor para todos los accionistas, por lo que estamos abiertos a las mejores vías para lograr este objetivo", dijo el portavoz de STAAR.

Los inversores asiáticos están más cerca del mercado principal de la empresa y comprenderían mejor el valor del negocio, afirmó Anatole. "La escisión daría lugar a un cambio de la base de inversores, ayudando así a reducir la diferencia entre el valor intrínseco de STAAR y su valor de mercado", decía la carta.