KARLSRUHE (dpa-AFX) - El Tribunal Federal de Justicia (BGH) abordó el miércoles la cuestión de cuándo puede un arrendador deducir de la devolución de la fianza los daños sufridos por un piso. La cuestión principal era la aplicación de una norma de excepción según la cual los arrendadores pueden, en determinadas condiciones, reclamar daños y perjuicios incluso después del plazo de prescripción de seis meses.

En el caso concreto, una inquilina había demandado porque su casero le había retenido la fianza del alquiler después de que ella se hubiera mudado. Lo justificó diciendo que compensaba la fianza con una indemnización por daños en el piso. Como el casero no liquidó la cuenta hasta más de seis meses después de que la inquilina se mudara, la inquilina cree que sus reclamaciones han prescrito. Tras la devolución de un piso, los arrendadores disponen generalmente de seis meses para reclamar a sus antiguos inquilinos una indemnización por daños y perjuicios.

Sin embargo, el Código Civil alemán prevé una excepción al plazo de prescripción. Según ésta, la compensación también es posible una vez transcurridos los seis meses si la reclamación aún no había prescrito en el momento en que podría haberse compensado por primera vez. Sin embargo, una de las condiciones para la compensación es que se trate de dos reclamaciones "similares" - por ejemplo, fianza en metálico contra indemnización en metálico. El arrendatario y el arrendador tienen opiniones divergentes sobre la cuestión de si existía esta similitud en el presente caso.

En opinión de los tribunales inferiores, el arrendador tenía derecho a exigir la cantidad de dinero necesaria en lugar de la restitución in rem -es decir, la restitución del piso a su estado original por el propio inquilino-, pero debería haber declarado esta decisión durante el plazo de seis meses. La Octava Sala de lo Civil también declaró el miércoles que la jurisprudencia anterior indicaba que era necesaria la existencia de una situación de compensación válida antes de que prescribiera el plazo. Sin embargo, el caso plantea una serie de cuestiones jurídicas interesantes./jml/DP/mis