Un portavoz de la Federación Nacional de Minoristas dijo el martes que la organización había eliminado la frase de su informe sobre el crimen organizado en el comercio minorista publicado en abril. Elaboró el informe en colaboración con la empresa de seguridad privada K2 Integrity.

La investigación -que se editó a finales de noviembre, según la página web de la NRF- afirmaba anteriormente que "casi la mitad" de los 94.500 millones de dólares en pérdidas de inventario comunicadas por los minoristas en una encuesta realizada en 2021 "era atribuible" a la delincuencia organizada minorista.

Los ejecutivos del sector minorista y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley utilizan el término delincuencia organizada minorista para describir a grupos coordinados de ladrones que hurtan en tiendas o roban en los almacenes y camiones de los minoristas, revendiendo la mercancía robada en el mercado negro.

La afirmación de la NRF de que la delincuencia organizada minorista es responsable de "casi la mitad" de las pérdidas de inventario se repitió en múltiples informes de los medios de comunicación sobre el tema. La NRF ha citado las crecientes tasas de delincuencia en sus llamamientos al Congreso para que apruebe nuevas leyes, incluida una propuesta legislativa que ampliaría el alcance de los delitos considerados "organizados" y aumentaría las posibles penas.

Según la portavoz de la NRF, Danielle Inman, la afirmación de que el crimen organizado es responsable de casi la mitad de todas las pérdidas de inventario se basaba en un testimonio de hace dos años de Ben Dugan, ex presidente del grupo de defensa Coalition of Law Enforcement and Retail. En 2021, declaró ante un comité del Senado estadounidense que el crimen organizado en el comercio minorista suponía 45.000 millones de dólares en pérdidas anuales para los minoristas, según estimaciones de la coalición.

La inclusión de la afirmación en el informe de la NRF fue "tomada directamente del testimonio de Ben" y "fue una inferencia realizada por el analista de K2 que vinculaba los resultados de la encuesta de la NRF de 2021 y la declaración de Ben Dugan realizada ese mismo año", dijo Inman.

K2 Integrity no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. No se pudo contactar inmediatamente con Dugan para que comentara cómo calculó la coalición la cifra de 45.000 millones de dólares.

La NRF también eliminó las referencias a la investigación de la coalición en su informe de abril.

La retractación de la NRF pone de manifiesto las continuas dificultades para cuantificar el papel que desempeña la delincuencia en la "pérdida desconocida", otro término de la industria para referirse a las pérdidas de inventario debidas a cualquier causa, desde errores de envío hasta errores administrativos.

Algunas fuentes policiales, incluido un informe de noviembre del Consejo de Justicia Penal, sugieren que los hurtos en tiendas fuera de las grandes ciudades como Nueva York han disminuido desde el inicio de la pandemia del COVID-19. Sin embargo, muchos minoristas afirman que los hurtos en las tiendas no se denuncian lo suficiente y que las estadísticas sobre delitos no reflejan con exactitud el alcance del problema.

Target, DICK's Sporting Goods y Walgreens se encuentran entre los principales minoristas que han citado el aumento de la delincuencia como un lastre significativo para la rentabilidad, aunque algunos se han retractado desde entonces de esas preocupaciones. En una convocatoria de beneficios en enero, el consejero delegado de Walgreens dijo a los inversores que "quizá lloramos demasiado" al informar del aumento de los hurtos en las tiendas el año anterior.

Los datos del sector, por otra parte, suelen ser "ruidosos" o confunden las estadísticas más generales sobre la pérdida desconocida con las relativas a la delincuencia organizada en el comercio minorista, según Trevor Wagener, economista jefe de la Computer & Communications Industry Association, que ha analizado los datos sobre la delincuencia en el comercio minorista en nombre de miembros como Amazon.com y Apple.

Señaló la reciente estimación de la Asociación de Líderes de la Industria Minorista de que el crimen organizado cuesta a los minoristas estadounidenses casi 70.000 millones de dólares al año, que se basó en datos de cinco empresas de Fortune 500 que RILA describió como "algunos de los mayores minoristas del país".

"Se trata de una extrapolación muy significativa, especialmente en un sector en el que es bien sabido que los problemas de pérdida desconocida varían bastante en función de la categoría del minorista", dijo Wagener.

Un portavoz de RILA dijo que el grupo "mantiene los datos de nuestro informe de 2021".

Los datos de la NRF procedentes de su encuesta anual sobre seguridad en el comercio minorista indican que el porcentaje de pérdida desconocida atribuido al hurto externo, incluido el crimen organizado en el comercio minorista, se ha mantenido en gran medida en torno al 36% desde 2015.