El multimillonario Elon Musk dijo a los anunciantes que han abandonado su plataforma de medios sociales X por contenidos antisemitas que "se vayan a la mierda" en una encendida entrevista el miércoles.

Sus comentarios, cargados de blasfemias, siguieron a un momento de contrición en una entrevista en la cumbre DealBook del New York Times, ya que primero dijo "lo siento" por un tuit que coincidía con un post antisemita en X el 15 de noviembre.

Musk se ha enfrentado a un torrente de críticas desde que el 15 de noviembre se mostró de acuerdo con un usuario que afirmaba falsamente que los judíos avivaban el odio contra los blancos, diciendo que el usuario que hacía referencia a la teoría de la conspiración del "Gran Reemplazo" decía "la verdad real".

El miércoles Musk dijo que había "entregado una pistola cargada" a sus detractores, describiendo su post como posiblemente el peor que había hecho durante un historial de mensajes que incluía muchos "tontos".

El consejero delegado de Tesla se erizó ante la idea de que era antisemita y dijo que los anunciantes que abandonaron X, antes conocido como Twitter, no deberían pensar que podían chantajearle, diciendo "que os jodan" en numerosas ocasiones. En un momento dado añadió las palabras "Hey Bob", una aparente referencia a Robert Iger, consejero delegado de Walt Disney, que retiró anuncios en X.

La teoría del "Gran Reemplazo" sostiene que los judíos y los izquierdistas están maquinando el reemplazo étnico y cultural de las poblaciones blancas por inmigrantes no blancos que conducirá a un "genocidio blanco".

El post de Musk provocó la condena de la Casa Blanca por lo que calificó de "abominable promoción del odio antisemita y racista".

Tras el post, grandes empresas estadounidenses como Walt Disney, Warner Bros Discovery y Comcast, matriz de NBCUniversal, suspendieron sus anuncios en X. Un informe del grupo de vigilancia liberal Media Matters precipitó la salida de anunciantes, que dijeron haber encontrado anuncios junto a posts que apoyaban el nazismo. La plataforma presentó la semana pasada una demanda contra Media Matters por difamación.

A raíz de la condena, Musk viajó a Israel y recorrió el lugar del asalto de Hamás en el país el 7 de octubre. El lunes habló con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una conversación retransmitida en directo por X.

Musk dijo el miércoles que el viaje había sido planeado antes de su mensaje y que era "independiente" del asunto.

Musk dijo en Israel que está en contra del antisemitismo y de cualquier cosa que "promueva el odio y el conflicto" y afirmó que X no promovería el discurso del odio.

"El hecho de que haya venido aquí dice mucho de su compromiso para intentar asegurar un futuro mejor", dijo Netanyahu a Musk durante la conversación.

Los dos hombres se reunieron previamente en la sede de Tesla en California en septiembre para discutir los méritos y peligros de la inteligencia artificial avanzada.

Durante la conversación, que tuvo lugar poco después de que Musk atacara a la Liga Antidifamación, Netanyahu instó al multimillonario a encontrar un equilibrio entre la protección de la libertad de expresión en Internet y la lucha contra la incitación al odio.