Los operadores que apostaron contra el grupo de los "7 magníficos" de los grandes valores tecnológicos estadounidenses se anotaron la semana pasada su mayor beneficio semanal de la historia, de más de 10.000 millones de dólares, y las mayores ganancias procedieron de sus posiciones cortas en acciones de Nvidia y Tesla, según mostraron los datos de Ortex.

El diseñador de chips se desplomó casi un 14% la semana pasada para registrar su peor caída semanal en más de 19 meses, lo que ayudó a los vendedores en corto a embolsarse más de 3.000 millones de dólares en ganancias.

Tesla, cuyas acciones han ido a la zaga de sus homólogas en el codiciado grupo este año, también se desplomó por un margen igual, lo que supuso 3.000 millones de dólares en beneficios para los vendedores en corto.

Las apuestas contra Microsoft y Apple reportaron 1.000 millones de dólares de beneficios cada una la semana pasada, según los datos.

El Nasdaq, de gran peso tecnológico, y el índice de referencia S&P 500 sufrieron seis sesiones consecutivas de descensos la semana pasada, su racha perdedora más larga desde octubre de 2022, ya que la evidencia de la resistencia de la economía estadounidense y la inflación aún elevada mermaron las esperanzas de un recorte de los tipos de interés a corto plazo.

En conjunto, los "7 magníficos" se desprendieron de cerca de 1 billón de dólares de capitalización bursátil la semana pasada, según datos de LSEG.

Tesla, Meta Platforms, Alphabet y Microsoft estarán en el punto de mira esta semana, ya que las empresas se preparan para presentar sus cifras trimestrales.

"Los débiles datos de ventas del iPhone, las malas cifras de entregas de Tesla y la presión regulatoria en la UE y EE.UU. pueden estar pesando en el sentimiento, pero tampoco se puede subestimar el impacto de la opinión de los mercados sobre la dirección de los tipos de interés", dijo Russ Mould, director de inversiones de AJ Bell.

"Los inversores buscarán tranquilidad en seis de ellos cuando presenten sus cifras trimestrales", añadió Mould. (Reportaje de Shashwat Chauhan en Bengaluru; Edición de Anil D'Silva)