El ex banquero de Goldman Sachs Asante Berko, buscado en Estados Unidos por el presunto pago de sobornos a funcionarios ghaneses, ganó el viernes parte de su apelación, pero aún se enfrenta a la extradición a Estados Unidos.

Berko fue acusado de seis delitos en Nueva York en 2020 relacionados con su época de trabajo para Goldman Sachs.

Recurrió la decisión de extraditarle ante el Tribunal Superior de Londres el mes pasado, después de que un juez enviara su caso a los ministros británicos en 2023.

Los abogados de Berko dijeron que no podía ser extraditado en relación con tres de los cargos, que alegan que omitió deliberadamente presentar informes sobre cuentas bancarias en el extranjero en Estados Unidos, ya que la acusación no constituía un delito en Gran Bretaña.

También argumentaron que los presuntos delitos de Berko tuvieron lugar en Gran Bretaña o en Ghana, lo que significa que no debería ser juzgado en Estados Unidos.

El juez Charles Bourne dictaminó el viernes que Berko no debía ser extraditado para enfrentarse a los tres cargos de no presentar informes sobre cuentas bancarias en el extranjero.

El juez afirmó que, de lo contrario, Berko correría el riesgo de "ser condenado y encarcelado por una conducta que no equivaldría a un delito en este país".

Sin embargo, Bourne rechazó el resto del recurso de Berko, lo que significa que aún se enfrenta a la extradición.

"Aunque el recurrente tenía su base en el Reino Unido en el momento de la conducta relevante, la conspiración era de naturaleza totalmente internacional", dictaminó Bourne.