DUISBURGO/ESSEN (dpa-AFX) - Tras la decision de vender una participacion en la division siderurgica de Thyssenkrupp, el IG Metall sigue criticando duramente a la direccion de la empresa matriz. "El Consejo de Administracion del Grupo quiere despedirse del negocio siderurgico a costa de los trabajadores y de la opinion publica y eludir sus responsabilidades", afirma el sindicato en un folleto publicado el miercoles.

La semana pasada, el consejo de supervision de thyssenkrupp aprobo la venta de acciones a la empresa energetica EPCG, propiedad del multimillonario checo Daniel Kretinsky, en contra de los votos de los representantes de los trabajadores. La division siderurgica del grupo industrial es la mayor empresa siderurgica de Alemania, con 27.000 empleados.

Segun el IG Metall, el acuerdo de dominacion y transferencia de beneficios y perdidas (DPLTA) entre AG y Thyssenkrupp Steel Europe esta a punto de anularse como consecuencia del acuerdo con Kretinsky. "En lenguaje llano, esto significa que AG se separa de la division siderurgica. Thyssenkrupp Steel se independizara".

El sindicato espera que la escision de la division, planeada desde hace tiempo, cueste 4.000 millones de euros. "Solo el coste de excluir los despidos obligatorios en la reestructuracion de Thyssenkrupp Steel Europe asciende al menos a mil millones de euros", afirma el IG Metall.

Ademas, habria otros costes para equipar financieramente la division siderurgica y ponerla a la altura de la competencia. Esto costaria otros tres mil millones de euros. El total de cuatro mil millones de euros solo podria pagarlo la AG. "Al fin y al cabo, tambien ha llevado a la empresa a la ruina".

En una declaracion del miercoles, el holding del grupo subrayo que la participacion prevista de EPCG del 20% en el negocio siderurgico no tendria ningun impacto en la situacion financiera de la division siderurgica. El objetivo sigue siendo que el segmento siderurgico, que lleva anos arrojando perdidas, se financie con su propia fuerza operativa y mejore aun mas su viabilidad en el mercado de capitales. "El reajuste de thyssenkrupp Steel y el plan de negocio que esta elaborando actualmente el Consejo Ejecutivo del Acero proporcionan la base economica para ello", declaro. Con el plan, el Consejo Ejecutivo del Acero responde a la debilidad de la economia, pero sobre todo a los cambios estructurales fundamentales del mercado siderurgico europeo.

"Nunca ha habido despidos obligatorios en la siderurgia. Es nuestro objetivo declarado seguir evitandolo", explico un portavoz de Thyssenkrupp. Ni que decir tiene que Thyssenkrupp tambien respeta todos los convenios colectivos vigentes. "Sin embargo, solo una empresa exitosa y rentable puede ofrecer puestos de trabajo seguros y sostenibles a largo plazo".

Segun Thyssenkrupp, el acuerdo de dominio y transferencia de beneficios y perdidas (DPLTA) entre la AG y el segmento siderurgico finaliza automaticamente por ley cuando entra un nuevo accionista en la empresa. Esto ocurre con la finalizacion de la transaccion. "Incluso tras la finalizacion de la inversion, el negocio siderurgico seguira siendo financiado por thyssenkrupp por el momento", subrayo el portavoz. En el caso de una empresa conjunta al 50/50, se esta buscando una financiacion independiente con aportaciones de apoyo de ambos socios. Dicha financiacion independiente seria determinada por los accionistas sobre la base del nuevo plan de negocio.

El IG Metall acusa a la direccion de la AG, entre otras cosas, de falta de concepto con respecto a la division siderurgica. "Me parece que el objetivo es disgregar el Grupo y asegurar lo maximo posible para los accionistas", cita el folleto al segundo presidente de IG Metall, Jürgen Kerner, que tambien forma parte del consejo de supervision de AG./tob/DP/stw