El multimillonario checo Daniel Kretinsky ha acordado que no habrá despidos como resultado de una proyectada empresa conjunta con la división siderúrgica del conglomerado alemán Thyssenkrupp, informó el sábado el diario Westdeutsche Allgemeine Zeitung.

Los portavoces de Thyssenkrupp Steel Europe (TKSE), que emplea a 27.000 trabajadores, y de Kretinsky en Alemania no estuvieron disponibles inmediatamente para hacer comentarios.

Un acuerdo que salvaguarda las perspectivas de empleo, elaborado por el consejo de supervisión de TKSE, ha sido firmado por la alta dirección y por Kretinsky, dijo el periódico, nombrando como firmantes al director general del grupo, Miguel López, y al responsable de recursos humanos, Oliver Burkhard, así como al director general de TKSE, Bernhard Osburg, y al responsable de recursos humanos de TKSE, Markus Grolms.

El grupo Thyssenkrupp tiene previsto cerrar la venta de una participación del 20% en la división siderúrgica a Kretinsky a finales de septiembre, mientras prosiguen las conversaciones sobre la venta de un 30% adicional en TKSE.

TKSE es uno de los principales empleadores de la zona industrial alemana del Ruhr, donde el sindicato IG Metall es poderoso. El sindicato ha expresado su preocupación por las necesidades de financiación de TKSE mientras lleva a cabo una costosa transición hacia una siderurgia climáticamente neutra.

Los representantes sindicales han advertido de graves consecuencias económicas para la región, en caso de que el plan de Kretinsky conduzca a una financiación insuficiente.