Thyssenkrupp Steel Europe presentará en agosto sus planes para una planta de acero ecológico en Duisburgo, según ha declarado su director general.

Los planes tienen por objeto permitir a Thyssenkrupp pasar a la siderurgia de reducción directa, para sustituir gradualmente en sus instalaciones la vía convencional de alto horno basada en combustibles fósiles.

El gobierno alemán destinó el año pasado 2.000 millones de euros en subvenciones al plan para apoyar el objetivo de la siderúrgica de lograr una producción neutra para el clima a más tardar en 2045.

"Pondremos las primeras propuestas sobre la mesa en agosto", declaró Bernhard Osburg en una conferencia sobre hidrógeno en Handelsblatt.

Se refería a un proceso de licitación para la producción de hidrógeno a partir de fuentes renovables, para el que inicialmente se había destinado a Iqony, una filial de la cercana empresa eléctrica de carbón Steag.

"Esto es seguro para nosotros y también para la parte proveedora", dijo Osburg durante una mesa redonda en el evento del jueves.

La propuesta del proyecto se elaboró en 2022, cuando se asignó a la empresa energética la función de suministrar hidrógeno y oxígeno desde Duisburg-Walsum a la planta de Thyssenkrupp.

Conseguir luz verde para que Steag/Iqony gestione la planta de electrólisis no es un hecho, ya que la licitación tiene que estar libre de discriminación, dijo sobre los retrasos el director general y consejero delegado de Iqony, Ralf Schiele, que también es miembro del consejo de administración de Steag.

Osburg defendió la diligencia debida implicada.

"Hay 2.000 millones (de euros) de dinero de los contribuyentes en juego", dijo. "Eso no se puede decidir en una trastienda".