"Aunque los vehículos eléctricos pueden desempeñar un papel importante en el futuro de la industria automovilística, Washington no debe descartar otras tecnologías como el hidrógeno, los híbridos y el motor de combustión interna", declaró el republicano Tim Walberg, uno de los patrocinadores de la legislación.

La votación de 221 contra 197, en la que cinco demócratas se unieron a 216 republicanos, provocó una amenaza de veto por parte de la Casa Blanca, que dijo que "perjudicaría catastróficamente" la capacidad de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) para emitir normativas sobre automoción.

El ex presidente Donald Trump, que busca regresar a la Casa Blanca, ha prometido revertir las normas sobre vehículos eléctricos de la administración Biden.

La EPA dijo en abril que las normas propuestas de 2027 a 2032 recortarían las emisiones en un 56% en comparación con los requisitos existentes de 2026, o un 13% de recorte medio anual de la contaminación.

La agencia prevé que las normas recortarían más de 9.000 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono hasta 2055, lo que equivale a más del doble de las emisiones totales de CO2 de Estados Unidos el año pasado. Las normas definitivas se esperan para principios del año que viene.

Los fabricantes de automóviles, los concesionarios y el sindicato United Auto Workers (UAW) han pedido a la administración Biden que finalice una propuesta menos estricta.

El UAW, que representa a los trabajadores de General Motors, Ford Motor y la matriz de Chrysler, Stellantis, afirmó en julio que la propuesta de la EPA debería "reflejar mejor la viabilidad del cumplimiento, de modo que la adopción prevista (de los vehículos de emisiones cero) se fije en niveles factibles, aumente la rigurosidad de forma más gradual y se produzca a lo largo de un periodo de tiempo mayor".

Un grupo que representa a los principales fabricantes de automóviles ha pedido que se suavicen significativamente los requisitos, afirmando que la propuesta de la EPA no era "ni razonable ni factible".

Toyota Motor ha calificado los requisitos de rigurosidad de la propuesta de la EPA de "extremos y fuera de las normas históricas".

El grupo de comercio automovilístico calificó la propuesta de "mandato de facto para los vehículos eléctricos de batería".

El representante Frank Pallone, el principal demócrata en el Comité de Energía y Comercio, dijo el miércoles que los republicanos estaban tratando de "legislar años de innovación en un transporte más limpio para poner a los contaminadores por encima de las personas."