UBS está de acuerdo con la gran mayoría de las medidas que el Gobierno suizo propuso el mes pasado para vigilar sus bancos, según afirmó el jueves el consejero delegado de la entidad crediticia, Sergio Ermotti.

"Diríamos que compartimos entre el 80% y el 90% de estas 22 medidas", dijo Ermotti, en su intervención en el Foro de los Medios de Comunicación Suizos en la ciudad central de Lucerna.

"Hay algunos puntos en los que discrepamos", añadió.

El mes pasado, el Gobierno suizo presentó 22 medidas sobre cómo vigilar a los bancos considerados "demasiado grandes para quebrar" (TBTF, por sus siglas en inglés), en un esfuerzo por proteger al país de una repetición del colapso de Credit Suisse, que se deshizo en 2023 y fue absorbido por UBS.

Entre ellos figuraba un plan para golpear a UBS, el mayor prestamista del país, con requisitos de capital más estrictos.

Eso, según el ministro de Finanzas del país, podría obligarle a reservar entre 15.000 y 25.000 millones de dólares adicionales, lo que causó alarma entre los ejecutivos del banco.

"El capital adicional es el remedio equivocado", dijo el presidente de UBS, Colm Kelleher, en la asamblea general anual del banco en abril.

El banco dijo a los inversores este mes que mantendría los planes de recompra de acciones para 2024, 2025 y 2026.

Aún así, Ermotti dijo que "demasiado grande para quebrar" era "aceptado".

Los cambios previstos por el gobierno en las normas bancarias aún deben someterse a un largo proceso político antes de consagrarse en la ley, por lo que es poco probable que entren en vigor pronto. (Reportaje de Paul Arnold; edición de David Evans)