El fin de la caída de los pedidos da esperanzas a la empresa química muniquesa Wacker Chemie.

En comparación con finales de año, los pedidos volvieron a aumentar en el primer trimestre, según declaró el jueves el director general Christian Hartel. "Los clientes han empezado a reponer sus inventarios desde los bajísimos niveles observados recientemente". La demanda de silicona, en particular, ha evolucionado positivamente. "Sin embargo, esto aún no indica claramente un cambio de tendencia sostenible".

A principios de año, Wacker volvió a verse afectada por la presión de los precios y la competencia barata de China. Esto pesó especialmente en la división de polisilicio, que suministra silicio no sólo a la industria de los chips, sino también a la industria solar. Las ventas de la división cayeron un tercio en comparación con el año anterior, mientras que el resultado operativo (EBITDA) cayó más de la mitad. Sin embargo, en comparación con el cuarto trimestre, el negocio se ha estabilizado.

Las ventas y los beneficios del grupo también descendieron con respecto al año anterior, pero aumentaron con respecto al trimestre anterior. La facturación cayó un 15% hasta los 1.490 millones de euros y el EBITDA un 39% hasta los 172 millones. El resultado final fue un beneficio de 48,4 millones de euros, es decir, dos tercios menos que a principios de Como era de esperar, la actual debilidad económica y la bajada de los precios de venta se reflejaron en nuestras cifras", declaró el director general Hartel. Sin embargo, los analistas esperaban una caída aún más pronunciada de los beneficios. Wacker Chemie mantiene su previsión para todo el año: unas ventas de entre 6.000 y 6.500 millones de euros y un EBITDA de entre 600 y 800 millones de euros.

(Informe de Alexander Hübner, editado por Ralf Banser. Si tiene alguna pregunta, póngase en contacto con nuestra redacción en berlin.newsroom@thomsonreuters.com (para política y economía) o en frankfurt.newsroom@thomsonreuters.com (para empresas y mercados).