Disney y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, han puesto fin a su disputa con un acuerdo que permite al gigante del entretenimiento desarrollar el Walt Disney World Resort cerca de Orlando durante los próximos 15 años.

DeSantis y Disney, uno de los mayores empleadores de Florida, habían estado enzarzados en una disputa desde 2022, cuando el ex consejero delegado de Disney Bob Chapek criticó un esfuerzo legislativo estatal para limitar la discusión en las aulas sobre sexualidad y cuestiones de género para los estudiantes más jóvenes. Los críticos la describieron como la ley "No digas gay".

Según el acuerdo con el Distrito de Supervisión Turística de Florida Central, Disney dijo que gastaría al menos 8.000 millones de dólares en el complejo durante una década, con un total de 17.000 millones invertidos en un periodo de 10 a 20 años.

También ampliará una iniciativa de viviendas asequibles y se asegurará de que al menos el 50% de su gasto total en la ampliación se destine a empresas de Florida, según el Distrito de Supervisión del Turismo de Florida Central.

El acuerdo también da a Disney la posibilidad de construir un quinto parque temático, ampliar el espacio comercial y de oficinas y añadir unas 14.000 habitaciones de hotel para un complejo turístico total de casi 54.000.

El presidente de Disney, Jeff Vahle, afirmó en un comunicado que el nuevo acuerdo "allana el camino para que invirtamos miles de millones de dólares en Walt Disney World Resort".

El acuerdo llega después de que Disney y las personas designadas por Ron DeSantis llegaran a un acuerdo en marzo para poner fin a un pleito de gran repercusión en un tribunal estatal sobre el control del distrito especial que incluye los parques temáticos de Walt Disney World.