JP Morgan reitera su recomendación de venta. El precio objetivo se mantiene en 400 CHF.