El Banco de España ha solicitado información detallada tras las recientes interrupciones en la red de pagos del país, según informó una fuente cercana al banco central.

La mayor plataforma de pagos de España, Redsys, se cayó el pasado fin de semana y de nuevo el 23 de noviembre, antes del Black Friday, que es uno de los periodos de mayor actividad comercial.

La plataforma española en línea, con más de 35 años de antigüedad, actúa como intermediaria entre bancos, comercios y compradores para garantizar la seguridad de las transacciones. Afirma que gestiona más de 45 millones de pagos al mes.

La fuente dijo que el banco central no ha abierto un expediente formal a Redsys, que es propiedad de bancos españoles como Santander, BBVA y Caixabank y gestiona su negocio de pagos electrónicos.

Los clientes se quejaron en las redes sociales de fallos en las retiradas de efectivo en cajeros automáticos y en los pagos con tarjeta de crédito el 18 de noviembre. Redsys respondió diciendo que las interrupciones se habían resuelto y se debían a las líneas de comunicación internas, descartando cualquier ataque externo.

Redsys sufrió nuevas interrupciones el 23 de noviembre.

"Se ha producido un incidente técnico que ha provocado una inestabilidad temporal en el sistema encargado de procesar las transacciones de pago. El servicio se ha restablecido por completo", declaró la empresa.

El banco central está investigando ambos incidentes, que se producen cuando los datos del Banco Central Europeo (BCE) muestran que los pagos en efectivo en España cayeron un 18% entre 2019 y 2022, una cifra sólo superada en la zona euro por Chipre, donde las transacciones cayeron un 23%.

Redsys compite con otro proveedor de pagos en España, que pertenece a Cecabank y tiene una cuota de mercado de alrededor del 15%. (Reportaje de Jesús Aguado; Información adicional de Emma Pinedo; Edición de Inti Landauro y Alexander Smith)