ESTOCOLMO, 8 may (Reuters) - El Banco de Suecia recortó el miércoles su tipo de interés oficial del 4,00% al 3,75%, tal y como se esperaba, y señaló que probablemente lo bajaría dos veces más en el segundo semestre del año si se mantenían las perspectivas de inflación.

Tras un ciclo de subidas de dos años, los bancos centrales de todo el mundo están sopesando cuándo empezar a relajar su política monetaria.

Tras ocho subidas de tipos en Suecia, la inflación se aproxima al objetivo del 2% fijado por el Banco de Suecia, después de alcanzar un máximo superior al 10%.

"La inflación se acerca al objetivo, mientras que la actividad económica es débil", dijo el banco central en un comunicado. "Por tanto, el Banco de Suecia puede relajar la política monetaria".

La inmensa mayoría de los analistas consultados por Reuters había previsto un recorte de un cuarto de punto, el primero en ocho años.

Sin embargo, a los responsables de la política monetaria les preocupa que los recortes de tipos puedan socavar aún más la corona sueca y aumentar las presiones inflacionistas, especialmente si el Banco de Suecia se desincroniza con el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos.

"Por tanto, el ajuste de la política monetaria en el futuro debería caracterizarse por la cautela, con recortes graduales del tipo de interés oficial", dijo el Banco de Suecia.

Se espera que el BCE recorte los tipos en junio, pero la política monetaria más flexible de la Reserva Federal podría tener que esperar. Al igual que otros bancos centrales, teme que la inflación se estanque.

El banco central de Australia advirtió el martes de que era improbable que los tipos bajaran pronto, mientras que los responsables de la fijación de tipos en Noruega transmitieron un mensaje similar la semana pasada.

(Reporte de Simon Johnson, Terje Solsvik, Niklas Pollard y Johan Ahlander; edición de Anna Ringstrom y Niklas Pollard; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)