El euro cayó el jueves a su nivel más bajo en más de tres semanas, ya que los operadores intensificaron las apuestas a que el Banco Central Europeo (BCE) comenzaría a recortar los tipos a partir de marzo de 2024, mientras que el dólar se mantuvo estable a la espera de los datos cruciales sobre las nóminas de esta semana.

El euro bajó un 0,07% hasta 1,0757 dólares, su punto más bajo desde el 14 de noviembre. La moneda única ha perdido un 1% esta semana y se encamina a la mayor caída semanal desde mayo.

Los operadores apuestan a que hay un 85% de posibilidades de que el BCE recorte los tipos de interés en la reunión de marzo, con un precio de casi 150 puntos básicos de relajación para finales del año que viene.

La cuestión de un recorte de los tipos podría surgir en 2024, según declaró Francois Villeroy de Galhau, miembro del BCE y jefe del Banco de Francia, a un periódico francés en una entrevista publicada el miércoles.

Villeroy afirmó que "la desinflación se está produciendo más rápidamente de lo que pensábamos".

El BCE fijará los tipos de interés el jueves de la próxima semana y es prácticamente seguro que los dejará en el actual máximo histórico del 4%, aunque la atención se centrará en los comentarios de los funcionarios sobre las perspectivas de los tipos.

A

escasa mayoría de economistas

en una encuesta de Reuters esperan que el BCE recorte los tipos en el segundo trimestre del próximo año, antes de lo que se pensaba, con un

nuevo tira y afloja

sobre el momento exacto en que se producirá el primer recorte.

El dólar ha encontrado su equilibrio este mes tras una caída del 3% en noviembre, mientras los operadores aumentan las apuestas de recortes de tipos de otros bancos centrales.

El índice dólar, que mide la divisa estadounidense frente a seis rivales, subió un 0,038% hasta 104,17, justo por debajo del máximo de dos semanas de 104,23 que tocó el miércoles. El índice ha subido un 0,9% esta semana, lo que supone su mayor rendimiento semanal desde julio.

Los datos del miércoles mostraron que las nóminas privadas estadounidenses aumentaron menos de lo esperado en noviembre, en una señal más de que el mercado laboral se está enfriando gradualmente.

La atención de los inversores se centrará ahora en los datos de nóminas no agrícolas del viernes para obtener una imagen más clara del mercado laboral.

"Las diversas estadísticas del mercado laboral sugieren que el mercado laboral estadounidense se está relajando lentamente", dijo Carol Kong, estratega de divisas del Commonwealth Bank of Australia. "En nuestra opinión, es necesario un fuerte debilitamiento del mercado laboral para que los mercados financieros pongan en precio una recesión en EE.UU. que esperamos desde hace tiempo".

Una reciente serie de datos económicos a la baja junto con los comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal de EE.UU. han avivado las expectativas de que el banco central está al final de su ciclo de subida de tipos y comenzará a recortarlos ya en marzo.

Los mercados están valorando en un 60% la probabilidad de un recorte de tipos en marzo, según la herramienta FedWatch de CME, frente al 50% de una semana antes. Prevén 125 puntos básicos de recortes por parte de la Fed el año que viene.

Sin embargo, los analistas han advertido de que los mercados han sido demasiado agresivos.

"El mercado tiene un precio demasiado agresivo para los recortes de tipos de la Fed de cara a 2024, por lo que esperamos que una corrección de este precio se traduzca en un dólar más fuerte", dijo David Forrester, estratega de divisas de Credit Agricole CIB.

El dólar canadiense cedió un 0,10% frente a su homólogo estadounidense, hasta 1,36 por dólar, después de que el Banco de Canadá mantuviera el miércoles su tipo de interés a un día en el 5% y, a diferencia de sus homólogos, dejara la puerta abierta a otra subida.

El banco central dijo que seguía preocupado por la inflación, al tiempo que reconocía una desaceleración económica y una relajación general de los precios.

El yen japonés se fortaleció un 0,47% frente al dólar, situándose en 146,59 por dólar y cerca del máximo de casi tres meses de 146,23 que tocó a principios de semana.

Las expectativas de que el Banco de Japón ponga fin pronto a su política de tipos negativos junto con la suavidad del dólar han sacado al yen de las profundidades, alejándolo del mínimo de casi 33 años de 151,92 por dólar que tocó a mediados de noviembre.

El gobernador del BOJ

Kazuo Ueda

dijo el jueves que el banco central tiene varias opciones sobre los tipos de interés a los que dirigirse una vez que saque el coste de los préstamos a corto plazo del territorio negativo.