PARÍS, 10 oct (Reuters) -La inflación debería situarse en el objetivo del Banco Central Europeo (BCE) de alrededor del 2% a finales de 2025, a pesar de la violencia desatada en Israel desde el sábado, que afecta a los precios de las materias primas, dijo el martes François Villeroy de Galhau, miembro del Consejo de Gobierno del BCE.

En una entrevista concedida a la radio franceinfo, Villeroy dijo que el BCE se mostraba especialmente cauteloso ante la evolución de los precios del petróleo, pero añadió que estos precios sólo representan una pequeña parte de la inflación global, que sigue disminuyendo "claramente" en su conjunto.

Los precios del petróleo bajaban el martes tras subir más de un 4% en la sesión anterior, con los operadores cautelosos mientras vigilan las posibles interrupciones del suministro en medio de los enfrentamientos militares entre Israel y el grupo islamista palestino Hamás.

Algunos temen que la última guerra entre pueda tener el mismo efecto en los precios del petróleo que la guerra del Yom Kippur de 1973, cuando un ataque lanzado contra Israel por una coalición de Estados árabes liderada por Egipto y Siria provocó una grave crisis energética en Occidente.

"No creo que hoy estemos en una situación similar (a la de la guerra del Kippur), pero por supuesto debemos permanecer muy vigilantes. Aumenta la incertidumbre económica", dijo Villeroy.

También dijo que los tipos de interés actuales del BCE, fijados el mes pasado en un récord del 4% tras 10 subidas sucesivas, estaban en un "buen nivel" y añadió que ahora no era el momento adecuado para nuevas subidas.

(Reporte de Benoit van Overstraeten; editado en español por José Muñoz y Benjamín Mejías Valencia)