FRÁNCFORT/MILÁN, 23 feb (Reuters) - La inflación de la zona euro sigue siendo obstinadamente alta, por lo que el Banco Central Europeo debería resistirse a la tentación de recortar los tipos de interés antes de tiempo, especialmente antes de los datos salariales cruciales del segundo trimestre, dijo el viernes el presidente del Bundesbank alemán, Joachim Nagel.

El BCE ha mantenido los tipos de interés en máximos históricos desde el pasado mes de septiembre y se resiste sistemáticamente a hablar de un recorte de los tipos, argumentando que el crecimiento salarial es todavía demasiado rápido como para dar la señal de alarma y empezar a relajar la política monetaria restrictiva.

"Aunque sea muy tentador, es demasiado pronto para recortar los tipos de interés", dijo Nagel en un discurso.

"Hasta el segundo trimestre no dispondremos de una visión más detallada de la evolución de la presión sobre los precios internos. Entonces podremos contemplar un recorte de los tipos de interés".

Isabel Schnabel, la otra alemana del Consejo de Gobierno de 26 miembros y otra voz influyente, también se mostró cauta en su valoración del viernes, argumentando que la fase final de conseguir controlar la inflación puede ser más difícil de lo que algunos anticipan.

"Tenemos que ser prudentes. (...) Hay razones para que la última etapa sea más difícil que la primera", dijo en una conferencia universitaria en Milán.

También argumentó que, dado que los mercados ya anticipaban recortes de tipos, las condiciones financieras ya se habían relajado sustancialmente, lo que anulaba algunos de los esfuerzos del BCE y aumentaba la necesidad de cautela.

Las apuestas de los mercados sobre recortes de tipos han sido extremadamente volátiles en las últimas semanas.

Los inversores apostaban por una relajación de 150 puntos básicos en 2024 hace tan sólo unas semanas, pero las expectativas han retrocedido y ahora se sitúan en tan sólo 88 puntos básicos, con el primer movimiento previsto para junio.

SEÑAL DE ESPERANZA

El BCE ha sostenido durante mucho tiempo que las cifras cruciales sobre los acuerdos salariales de 2024 no se conocerán hasta mayo, por lo que la reunión de junio será la primera ocasión en la que los dirigentes monetarios tendrán pruebas de si el rápido crecimiento salarial se está ralentizando.

Enviando una señal esperanzadora, Schnabel dijo que el BCE ya estaba recibiendo algunas pruebas de que las empresas estaban empezando a absorber parte del rápido crecimiento salarial, una potencial buena noticia porque sugiere que no todo el crecimiento salarial se está traduciendo en precios más altos.

Ello supondría un cambio de tendencia con respecto a la primera fase de rápida inflación, en la que las empresas gozaban de un fuerte poder de fijación de precios y los subieron bruscamente para disfrutar de algunos de sus mejores márgenes en años.

También es probable que las previsiones de inflación desciendan debido a la bajada de los precios de la energía y la moderación de los precios de los alimentos, pero eso no reduce necesariamente las presiones subyacentes sobre los precios.

De hecho, un recorte prematuro de los tipos corre el riesgo de no alcanzar el objetivo de inflación y podría, en un caso extremo, obligar al BCE a subir los tipos de nuevo, un error costoso, argumentó Nagel.

Nagel se mostró especialmente preocupado por el crecimiento de los precios subyacentes, que refleja presiones más amplias sobre los precios en la economía, incluidos los salarios y el crucial sector servicios.

"Las tasas de inflación --especialmente el 'núcleo duro'-- seguirán siendo notablemente superiores al 2% en los próximos meses", dijo Nagel.

El periodo de rápido descenso de la inflación ha llegado a su fin y también es posible que se produzcan retrocesos, dijo Nagel, en parte debido a efectos estadísticos, como el calendario de festividades como Semana Santa, que influyen en la forma en que las empresas fijan los precios de productos y servicios.

(Reporte de Balazs Koranyi y Valentina Za; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)