FRÁNCFORT, 5 dic (Reuters) -El Banco Central Europeo puede descartar nuevas subidas de los tipos de interés, dada la "notable" caída de la inflación, dijo a Reuters Isabel Schnabel, miembro del consejo del BCE.

Los comentarios de Schnabel suponen un importante giro, ya que se la considera la voz más influyente en el bando conservador de los responsables de política monetaria, que ha impulsado la mayor subida de los tipos de interés de la historia del BCE en el último año y medio.

La inflación de la zona euro cayó al 2,4% el mes pasado, frente al 10% del año anterior, tras una serie récord de subidas de tipos. Ello ha puesto a tiro el objetivo de inflación del 2% del BCE y ha suscitado dudas sobre las advertencias de los dirigentes monetarios de que podrían avecinarse otros dos años de obstinado crecimiento de los precios.

Schnabel, que hace solo un mes había insistido en que las subidas de tipos debían seguir siendo una opción porque la "última milla" de la lucha contra la inflación puede ser la más dura, dijo que había cambiado de postura después de tres lecturas de inflación seguidas que fueron inferiores a lo previsto.

"Cuando los hechos cambian, cambio de opinión. ¿Qué hace usted, señor?", dijo Schnabel en una entrevista, repitiendo una ocurrencia atribuida a menudo a John Maynard Keynes. "La cifra de inflación más reciente ha hecho bastante improbable una nueva subida de tipos".

Tras los comentarios de Schnabel, los inversores apuestan por un recorte de tipos de 142 puntos básicos el año que viene, frente a los 130 puntos básicos de un día antes, y prevén la primera rebaja ya en marzo.

Los rendimientos de los bonos también caían, con los bonos alemanes a 10 años en el 2,28%, su nivel más bajo desde junio, al consolidarse las apuestas por una reversión de la política del BCE.

Schnabel también advirtió del peligro de orientar a los mercados sobre los movimientos de los tipos de interés con demasiada antelación, dados los rápidos cambios de las cifras de inflación, que están sorprendiendo a los responsables de política monetaria tanto a la baja como al alza.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, el presidente del banco central francés, François Villeroy de Galhau, y el gobernador del Banco de Grecia, Yannis Stournaras, han aconsejado tipos estables durante "varios" o "unos pocos" trimestres, pese a que los mercados prevén un recorte de los tipos a principios de la primavera.

"Nos han sorprendido muchas veces en ambas direcciones", dijo Schnabel. "Así que debemos ser prudentes a la hora de hacer declaraciones sobre algo que va a ocurrir dentro de seis meses".

Schnabel, alemana, es la primera integrante del ala dura del BCE que señala un cambio de opinión. Sus comentarios llegan después de que el jefe del Bundesbank, Joachim Nagel, dijera que los datos de noviembre no le hacían cambiar de opinión y que la subida de tipos seguía siendo una posibilidad.

Schnabel se mostró más moderada en estas apuestas que algunos de sus colegas.

"Los bancos centrales son más prudentes, y yo diría que tienen que serlo", afirmó. "Después de más de dos años de inflación por encima del objetivo, tenemos que pecar de prudentes".

Siempre se esperó que el crecimiento general de los precios cayera rápidamente durante el otoño, pero el rápido descenso de la inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía, está apuntalando un cauto optimismo.

"Es bastante sorprendente", dijo Schnabel. "La reciente impresión sobre la inflación me ha dado más confianza en que podremos volver al 2% a más tardar en 2025".

Pero la lucha contra la inflación aún no se ha ganado, dijo, con más progresos necesarios en la inflación subyacente y el crecimiento de los salarios. El BCE también está a la espera de datos para ver si los márgenes de beneficio de las empresas siguen reduciéndose.

Schnabel advirtió de que aún se espera un repunte del crecimiento de los precios, ya que algunas subvenciones presupuestarias expiran y los elevados precios de la energía se eliminan de las cifras de hace un año, por lo que la rápida caída puede haber terminado por ahora.

"No debemos cantar victoria sobre la inflación antes de tiempo", dijo. "Estamos en el buen camino, pero debemos permanecer vigilantes".

Schnabel afirmó que el débil crecimiento derivado de las subidas de tipos del BCE está contribuyendo a la lucha contra la inflación, pero que es improbable que se produzca una recesión profunda o prolongada, ya que los datos de las últimas encuestas respaldan las expectativas de recuperación.

En referencia al debate sobre si el BCE debería poner fin anticipadamente a las reinversiones en su Programa de Compras de Emergencia Pandémica, dotado con 1,7 billones de euros, Schnabel argumentó que los volúmenes de compra eran bajos y que los mercados anticipan un final eventual, por lo que la decisión "no era para tanto".

(Información de Balazs Koranyi; editado por Catherine Evans y Susan Fenton; editado en español por Javi West Larrañaga)