El banco central estadounidense debería ceñirse a su tasa objetivo de inflación del 2% porque elevarla socavaría las fundadas expectativas del público, declaró el martes el presidente de la Reserva Federal de San Luis, Alberto Musalem.

"En mi opinión, si empezáramos a cambiar el objetivo de inflación, se enturbiarían las aguas y la gente no podría formarse expectativas sobre la inflación a largo plazo... y perderíamos un ancla de estabilidad", dijo Musalem durante una sesión de preguntas y respuestas tras un discurso en San Luis. "No es una idea útil ni oportuna hacerlo porque acabamos de experimentar los beneficios de no hacerlo". (Reportaje de Lindsay Dunsmuir; Edición de Paul Simao)