Por Patricia Zengerle y Richard Cowan

WASHINGTON, 23 abr (Reuters) - Miles de millones de dólares en ayuda exterior para Ucrania, Israel y Taiwán deberían obtener fácilmente la aprobación del Senado de Estados Unidos esta semana, después de que la Cámara de Representantes pusiera fin abruptamente a un estancamiento de meses y aprobara la ayuda en una sesión celebrada el sábado.

El Senado examinará el martes el paquete de cuatro proyectos de ley aprobados por la Cámara, uno de 61.000 millones de dólares para Ucrania, un segundo de 26.000 millones para Israel, un tercero de 8.120 millones "para contrarrestar a la China comunista" en el Indo-Pacífico y un cuarto que incluye una posible prohibición de la aplicación TikTok, medidas para la transferencia de activos rusos incautados a Ucrania y nuevas sanciones a Irán.

El paquete podría ser aprobado por el Senado, liderado por los demócratas, tan pronto como a última hora del martes, y dirigirse a la Casa Blanca, donde el presidente demócrata Joe Biden ha prometido firmarlo rápidamente para convertirlo en ley.

Ello despejaría el camino para el envío de ayuda militar a Ucrania en cuestión de días, lo que supondría una inyección de moral para sus tropas en su lucha contra los invasores rusos. La entrada de armas debería mejorar las posibilidades de Kiev de evitar un gran avance ruso en el este, según los analistas, aunque habría sido más útil de haber llegado en una fecha más cercana al momento de la solicitud de Biden el año pasado.

No está claro de inmediato cómo afectará el dinero destinado a Israel al conflicto de Gaza, ya que Israel ya recibe miles de millones de dólares en ayuda a la seguridad por parte de Estados Unidos. El paquete incluye ayuda humanitaria, que los partidarios esperan que ayude a los palestinos de Gaza.

PREOCUPACIONES HUMANITARIAS

El proyecto de ley sobre Israel fue aprobado en la Cámara de Representantes por un aplastante 366 votos a favor y 58 en contra, con 21 republicanos y 37 demócratas en contra. Los votos en contra de los republicanos procedían de los partidarios de la línea dura, que en general se oponen a la ayuda exterior. Los demócratas que votaron en contra dijeron que querían que se hiciera más para aliviar el devastador coste humanitario de la campaña de Israel en Gaza como represalia por los ataques del 7 de octubre de combatientes de Hamás que han matado a 1.200 personas y han provocado que unas 250 fueran tomadas como rehenes.

El asalto militar israelí que siguió a esos ataques ha matado a más de 34.000 personas en Gaza, según las autoridades sanitarias gazatíes.

El Senado aprobó hace más de dos meses ayudas de seguridad para Ucrania, Israel y el Indo-Pacífico, con el apoyo del 70% de los 100 miembros de la cámara, tanto republicanos como demócratas.

"La Cámara ha actuado, ahora es el turno del Senado, y la línea de meta está ya a la vista", dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en un comunicado tras la votación en la Cámara. "A nuestros amigos en Ucrania, a nuestros aliados en la OTAN, a nuestros aliados en Israel y a los civiles de todo el mundo que necesitan ayuda: tengan la seguridad de que Estados Unidos cumplirá una vez más".

La Casa Blanca dijo que Biden dijo al presidente ucraniano Volodímir Zelenski en una llamada telefónica el lunes que su administración proporcionaría nueva ayuda de seguridad "para satisfacer las necesidades urgentes del campo de batalla y de defensa aérea de Ucrania" tan pronto como firme los proyectos de ley de gastos suplementarios a la ley.

Asistentes del Congreso dijeron que la financiación para Ucrania incluye 8.000 millones de dólares en la Autoridad Presidencial de Reducción, que permite a Biden enviar equipamiento a Ucrania de las reservas de Estados Unidos.

La Cámara de Representantes aprobó la financiación para Ucrania por 311 votos a favor y 112 en contra de los republicanos, muchos de los cuales se oponían frontalmente a proporcionar más ayuda a Kiev. Sólo 101 republicanos votaron a favor, lo que obligó al presidente de la Cámara, Mike Johnson, a contar con el apoyo de los demócratas y provocó llamamientos a su destitución como líder de la Cámara.

Sin embargo, la Cámara salió de Washington para un receso de una semana, sin que se produjera una votación para destituir a Johnson.

(Información de Patricia Zengerle y Richard Cowan; editado por Don Durfee y Jonathan Oatis; editado en español por Mireia Merino)