Las aseguradoras que se enfrentan al creciente riesgo de ataques físicos a empresas debido a guerras o desórdenes civiles están reconsiderando la amplitud y el alcance de dicha cobertura en los posibles focos de conflicto.

La cobertura de violencia política, que las empresas pueden contratar para asegurarse contra los daños físicos causados por guerras, atentados terroristas, huelgas o disturbios, puede adquirirse como póliza independiente junto con el seguro de bienes o como parte de un paquete de riesgo político.

Sin embargo, las aseguradoras internacionales se han retirado en gran medida de ofrecer este tipo de pólizas en Ucrania tras la invasión rusa y han reducido fuertemente el negocio en Israel desde su conflicto con Hamás, según dijeron fuentes del sector a Reuters.

Ahora están sopesando reducir la cobertura para otras regiones consideradas potencialmente vulnerables a los disturbios, en un esfuerzo por evitar pérdidas, incluso en Taiwán, ante el temor de un ataque por parte de China.

"Existe la posibilidad de que la reacción a Ucrania y otras tenga un mayor impacto en otras partes del mundo que no son situaciones vivas ahora mismo, pero que podrían serlo en el futuro, como Taiwán", dijo Tarique Nageer, líder de asesoramiento de colocación de terrorismo en la correduría Marsh.

Muchas de las pólizas de violencia política se suscriben en el mercado de seguros de Lloyd's de Londres, así como por aseguradoras con sede en Estados Unidos y Bermudas, mientras que se ofrecen pólizas de guerra separadas en aviación y transporte marítimo.

"No se puede conseguir nada en Ucrania en este momento. En lugares como Taiwán, la capacidad disponible ha caído quizá un 50%, si no más", añadió Nageer.

Las aseguradoras habían reducido la cobertura de violencia política y de riesgo político más amplio en Taiwán después de que Lloyd's pidiera a sus miembros a principios de este año que identificaran la exposición potencial a los llamados escenarios realistas de catástrofe relacionados con el conflicto en la región.

El director ejecutivo de Lloyd's, John Neal, declaró a Reuters en septiembre que la exposición del mercado a Taiwán era "manejable".

'LA CASA EN LLAMAS

Dado que las pólizas de violencia política suelen ser anuales, las aseguradoras pueden tomar decisiones bastante rápidas para no renovarlas.

Pero algunas incluso han pasado a ofrecer una cobertura mensual en Israel, según Hamish Greenwood, responsable de gestión de crisis de la correduría de seguros McGill and Partners.

"Algunos sindicatos ofrecieron coberturas de 12 meses justo antes de que Rusia invadiera Ucrania y la gente se quemó", dijo.

Otros han abandonado por completo la cobertura, sobre todo para los nuevos clientes, ya que las fuentes aseguradoras temen que el conflicto se extienda a países vecinos como Líbano.

Greenwood dijo que un cliente de Haifa, en el norte de Israel, que anteriormente había comprado protección contra 100 millones de dólares de daños, ahora luchaba por conseguir 10 millones de dólares de cobertura.

"Efectivamente, está asegurando una casa en llamas", añadió.

Las tarifas para la cobertura de violencia política en Israel ya eran más elevadas que en otras partes del mundo debido al riesgo percibido.

"Hay muchos más mercados que son reacios a suscribir (coberturas para) Israel ahora de lo que lo eran antes. Es posible que Israel haya visto reducida en un 75% su capacidad disponible", afirmó Nageer.

Algunas tarifas han subido 10 veces o más en los últimos meses, dijo Greenwood, aunque un suscriptor que declinó ser nombrado dijo que era probable que las subidas de tarifas fueran menores en las partes de Israel más alejadas de los territorios palestinos.

Y las aseguradoras afirman que el negocio no se ha agotado por completo.

"Para los clientes de larga data que han comprado cobertura, no se quiere necesariamente abandonar la cobertura", dijo Roddy Barnett, jefe de riesgos políticos y crédito comercial de la aseguradora Beazley.

"Hemos estado cotizando un poco de negocio en Líbano y en Israel, no es que el mercado haya huido".