Muchos legisladores británicos han afirmado que los abusos dirigidos contra ellos se han intensificado desde el ataque de Hamás a Israel del 7 de octubre que desencadenó la guerra en Gaza, y algunos temen por su seguridad si airean sus opiniones sobre el conflicto.

La semana pasada, el parlamento se sumió en el caos al estallar las tensiones por una votación sobre Gaza, y el presidente de la Cámara de los Comunes citó amenazas "aterradoras" contra los legisladores por la decisión de romper con el procedimiento parlamentario habitual.

"Existe un consenso cada vez mayor de que el gobierno de la turba está sustituyendo al gobierno democrático. Y tenemos que cambiar eso colectivamente, todos nosotros, con urgencia", dijo Sunak en una reunión con jefes de policía el miércoles, según declaraciones difundidas por su oficina.

"Sencillamente, no podemos permitir este patrón de comportamiento cada vez más violento e intimidatorio que, por lo que se ve, pretende acallar el debate libre e impedir que los representantes electos hagan su trabajo. Eso es sencillamente antidemocrático".

Anteriormente, el Ministerio del Interior anunció una financiación de 31 millones de libras (39 millones de dólares) para proporcionar seguridad adicional a los legisladores y otros funcionarios.

Sunak dijo que un nuevo Protocolo de Policía Democrática se comprometería a realizar patrullas adicionales y dejaría claro que las protestas en los domicilios de los representantes electos deben ser tratadas como intimidatorias.

También deja claro que a partir de ahora la policía debe adoptar un "enfoque coherente y sólido... para proteger nuestros procesos democráticos de la intimidación, la perturbación y la subversión", afirmó.

(1 dólar = 0,7903 libras)