Por Nidal al-Mughrabi

EL CAIRO, 9 jun (Reuters) -Las fuerzas israelíes volvieron a bombardear el centro de Gaza el domingo, un día después de matar a 274 palestinos durante una operación de rescate de rehenes, y los tanques avanzaron hacia otras zonas de Rafah en un aparente intento de cercar parte de la ciudad, informaron residentes y medios de Hamás.

Los palestinos seguían conmocionados por la cifra de muertos del sábado, la peor en un periodo de 24 horas de la guerra de Gaza en meses y que incluía a muchas mujeres y niños, según médicos locales.

El Ministerio de Sanidad de Gaza informó el domingo que 274 palestinos habían muerto y 698 habían resultado heridos cuando comandos de las fuerzas especiales israelíes irrumpieron en el campamento de Al-Nuseirat para rescatar a cuatro rehenes retenidos desde octubre por militantes de Hamás.

Sesenta y cuatro de los muertos eran niños y 57 mujeres, informó el domingo la oficina de prensa del gobierno de Gaza, dirigido por Hamás.

El Ejército israelí dijo que un oficial de las fuerzas especiales había muerto en intercambios de disparos con militantes que salían de bloques de viviendas y que sabía de "menos de 100" palestinos muertos, aunque no cuántos de ellos eran combatientes o civiles.

El brazo armado de Hamás declaró el domingo que tres rehenes israelíes, entre ellos uno de nacionalidad estadounidense, murieron durante el asalto, pero no facilitó nombres. Hamas difundió un video de lo que parecían ser cadáveres con los rostros difuminados en la imagen.

El Ejército israelí rechazó el sábado la afirmación de Hamás de que algunos rehenes habían muerto, calificándola de "mentira descarada".

El Ministerio de Sanidad de Gaza declaró que otros 798 palestinos habían resultado heridos en la incursión israelí, y que uno de ellos, Tawfiq Abu Youssef, de 4 años, se encontraba en estado crítico cuando su padre lo visitó en el hospital el domingo.

En un primer momento se pensó que el niño había muerto antes de que moviera ligeramente una mano mientras estaba en brazos de un familiar que lo trasladaba al hospital, lo que quedó grabado en un video que se hizo viral en las redes sociales.

"Ya había cavado su tumba", dijo su padre Raed a Reuters, añadiendo que la mayoría de los miembros de su familia se encontraban entre los muertos consecuencia de la redada.

MÁS ATAQUES

Tres palestinos murieron y varios resultaron heridos el domingo en un ataque aéreo israelí contra una casa en Al-Bureij, en el centro de la Franja de Gaza, mientras los tanques bombardeaban partes de las cercanas Al-Maghazi y Al-Nuseirat. Todos ellos son campos de refugiados históricos edificados.

El Ejército israelí afirmó en un comunicado que sus fuerzas continuaban con las operaciones al este de Bureij y en la ciudad de Deir al-Balah, en el centro del enclave costero, matando a varios palestinos armados y destruyendo infraestructura militante.

Israel envió fuerzas a Rafah en mayo en lo que denominó una misión para acabar con las últimas unidades de combate intactas de Hamás tras ocho meses de guerra. Desde entonces, sus tanques se han apoderado de toda la franja fronteriza de Gaza con Egipto que discurre por Rafah hasta la costa mediterránea y han invadido varios distritos de la ciudad.

Los tanques avanzaron el domingo en dos nuevos distritos en un aparente esfuerzo por completar el cerco de todo el lado oriental de Rafah, provocando enfrentamientos con grupos armados atrincherados dirigidos por Hamás, según los residentes atrapados en sus casas.

Según la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), hasta el 5 de junio se habían marchado todos los desplazados que se habían refugiado en la zona oriental de Rafah tras huir de las ofensivas israelíes en Gaza.

El Ejército israelí dijo que tropas de su división 162 estaban realizando incursiones en algunos distritos de Rafah, donde habían localizado "numerosos pozos de túneles terroristas adicionales, morteros y (otras) armas" pertenecientes a militantes islamistas palestinos.

Hamás precipitó la guerra con un ataque transfronterizo relámpago contra Israel el 7 de octubre, en el que murieron unas 1.200 personas y tomó más de 250 rehenes, según los recuentos israelíes. Aproximadamente la mitad de los rehenes fueron liberados durante una breve tregua en noviembre.

La subsiguiente guerra aérea y terrestre de Israel en Gaza ha causado la muerte de al menos 37.084 palestinos, informó el domingo el Ministerio de Sanidad del territorio gobernado por Hamás. Según la cartera, se teme que haya miles de muertos más sepultados bajo los escombros.

(Reporte Nidal al-Mughrabi; información adicional de Dan Williams y Steven Scheer en Jerusalén. Editado en español por Javier Leira)