Durante un viaje a Alabama el domingo, Harris instó a Hamás a aceptar un alto el fuego de seis semanas y dijo que Israel debe hacer más para permitir que la ayuda fluya libremente en Gaza, donde las condiciones, dijo, son "inhumanas".

Biden ha sido un firme aliado de Israel y no ha vacilado en su apoyo desde que el ataque del 7 de octubre de Hamás, respaldado por Irán, en el que murieron unas 1.200 personas, desencadenó una ofensiva de Israel en Gaza que, según las autoridades palestinas, ha dejado más de 30.000 muertos.

Biden ha estado presionando a favor de un alto el fuego de 6 semanas para que la ayuda llegue a Gaza y los rehenes salgan del enclave.

"El presidente y yo hemos estado alineados y hemos sido coherentes desde el principio", dijo Harris cuando un reportero de Reuters le preguntó si había alguna distancia entre ella y Biden sobre esta cuestión.

"Israel tiene derecho a defenderse. Han muerto demasiados civiles palestinos, civiles inocentes. Necesitamos que entre más ayuda. Necesitamos sacar a los rehenes. Y esa sigue siendo nuestra posición", afirmó.

Hamás y los mediadores egipcios afirmaron el lunes que seguían adelante con las conversaciones para garantizar un alto el fuego en Gaza, a pesar de la decisión de Israel de no enviar una delegación. Estados Unidos ha dicho que Israel ha aceptado en gran medida un acuerdo, pero Hamás debe acceder a liberar a sus rehenes.

"Es importante que todos entendamos que... ahora mismo estamos en una ventana de tiempo en la que realmente podemos llegar a un acuerdo sobre los rehenes", dijo Harris a los periodistas en Washington. "Todos queremos que este conflicto termine lo antes posible, y cómo lo haga importa".