Casi la misma proporción de economistas, el 76%, también espera que el BOJ elimine el control de la curva de tipos en esa reunión, y casi todos afirman que las condiciones monetarias ultra laxas terminarán entonces, sólo unos meses antes de que se espere que muchos de los principales bancos centrales empiecen a recortar los tipos.

El BOJ está en vías de poner fin a los tipos de interés negativos en los próximos meses a pesar de que la economía japonesa se desliza hacia una recesión, según han declarado anteriormente fuentes a Reuters.

En la encuesta realizada por Reuters entre el 15 y el 20 de febrero, 25 de 30 economistas, es decir, el 83%, afirmaron que el banco central se deshará en abril de su tipo de depósito a corto plazo de menos 0,1%, vigente desde enero de 2016.

"(El BOJ) puede tomar una decisión en la reunión de abril basándose en los resultados preliminares de las conversaciones salariales anuales entre la patronal y los trabajadores de las grandes empresas y en las audiencias de los directores de las sucursales del BOJ sobre las tendencias salariales en las pequeñas y medianas empresas", dijo Yoshimasa Maruyama, economista jefe de mercado de SMBC Nikko Securities.

Dos entidades, Daiwa Securities y T&D Asset Management, eligieron marzo. Otra dijo junio y otras dos seleccionaron 2025 o más tarde.

"Cuanto más espere (el BOJ), más probable será que no acierte con el momento adecuado, ya que aumenta la incertidumbre de los factores externos", dijo Mari Iwashita, economista jefe de mercado de Daiwa Securities, refiriéndose a un inminente cambio de política por parte de los homólogos del BOJ.

Casi todos los economistas, el 91% de los que ofrecen previsiones de tipos para finales de trimestre, esperan que se abandone la política de tipos negativos para finales de año, frente al 82% de la encuesta de enero.

El gobernador del BOJ, Kazuo Ueda, sin embargo, ha subrayado en repetidas ocasiones que las condiciones monetarias de Japón probablemente seguirán siendo acomodaticias incluso después de que el banco central deseche los tipos negativos.

EL YCC EN SU RECTA FINAL, LA VISTA PUESTA EN LAS NEGOCIACIONES SALARIALES

La encuesta también mostró que 25 de 29 economistas -o el 86%- esperaban que el BOJ pusiera fin al YCC, superando con creces a los cuatro que dijeron que se modificaría. Eso estaba más o menos en línea con la encuesta de enero.

De esos 25 economistas, 19 esperaban que el banco central desmantelara el YCC en abril. Todos menos uno de los 19 encuestados dijeron que el fin de los tipos negativos se produciría simultáneamente.

Casi todos los economistas, el 97% de los encuestados, predijeron que el crecimiento medio de los salarios y los aumentos de los sueldos base en el próximo año fiscal que comienza en abril superaría el 3,58% de este año en las grandes empresas japonesas, frente al 90% cuando se les preguntó en enero.

En el caso de las empresas japonesas, incluidas las pequeñas y medianas, el aumento de la encuesta fue más acusado, con un 90% de economistas que anticipaban un incremento mayor, frente al 77% de enero y el 65% de noviembre.

La horquilla de aumentos salariales se situará entre el 3,6% y el 4,36% a mediados de marzo para las grandes empresas y entre el 1,5% y alrededor del 4,0% para el conjunto de las empresas, según los economistas.

(Para consultar otros artículos de la encuesta económica mundial de Reuters:)