Los rendimientos de la deuda pública japonesa (JGB) subieron el jueves, ya que el jefe del Banco de Japón (BOJ) reiteró la convicción del banco de que se estaban dando las condiciones para poner fin a los tipos de interés negativos.

El rendimiento de referencia del JGB a 10 años se movía en un rango estrecho en medio de una relativa falta de impulsores, subiendo por última vez 0,5 puntos básicos (pb) al 0,725%.

Los rendimientos del Tesoro estadounidense, a los que el mercado de JGB tiende a ser sensible, oscilaron al alza durante la noche tras una débil subasta de bonos y unas actas de la última reunión de la Reserva Federal que expresaban preocupación por recortar los tipos de interés demasiado rápido.

Sin embargo, los rendimientos del Tesoro bajaron durante las horas de negociación asiáticas, y el rendimiento a 10 años rondó por última vez el 4,3%.

Mientras tanto, en su intervención ante el parlamento japonés, el gobernador del Banco de Japón, Kazuo Ueda, afirmó que el banco espera un ciclo positivo en Japón en el que un mayor crecimiento del empleo y de los salarios conduzca a subidas moderadas de la inflación, y guiará la política monetaria en consecuencia.

La mayoría de los economistas encuestados por Reuters este mes dijeron que creen que el banco central de Japón saldrá de su política de tipos de interés negativos de ocho años y demolerá el control de la curva de rendimientos en su reunión de abril.

Fuentes familiarizadas con el pensamiento del BOJ afirman que está en vías de salir de los tipos negativos en los próximos meses, a pesar de que la economía japonesa entró en recesión a finales del año pasado.

En el extremo superlargo, el rendimiento del JGB a 20 años se mantuvo plano en el 1,470%, y el rendimiento del JGB a 30 años subió 0,5 pb hasta el 1,730%.

El rendimiento del JGB a dos años subió 0,5 pb hasta un nuevo máximo del 0,155%, su nivel más alto desde el 1 de noviembre.

El rendimiento a cinco años subió 0,5 pb hasta el 0,360%. (Reportaje de Brigid Riley; Edición de Mrigank Dhaniwala)