WASHINGTON, 21 jun (Reuters) - La actividad empresarial estadounidense alcanzó en junio su nivel más alto en 26 meses gracias al repunte del empleo, pero las presiones sobre los precios disminuyeron considerablemente, lo que permite albergar esperanzas de que se mantenga la reciente desaceleración de la inflación.

S&P Global dijo el viernes que su índice PMI compuesto de producción de Estados Unidos, que sigue los sectores manufacturero y de servicios, subió a 54,6 este mes.

Se trata del nivel más alto desde abril de 2022, tras una lectura final de 54,5 en mayo. Una lectura por encima de 50 indica expansión en la actividad según una base de comparación mensual. Tanto el sector manufacturero como el de servicios contribuyeron al aumento de la actividad.

La elevada lectura del PMI compuesto sugiere que la economía terminó el segundo trimestre con una nota sólida. Sin embargo, los llamados datos duros pintan un panorama diferente.

Las ventas al por menor apenas aumentaron en mayo tras caer en abril. La construcción de viviendas ha prolongado su declive, alcanzando en mayo el nivel más bajo en casi cuatro años.

La economía se está ralentizando tras las subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal en un total de 525 puntos básicos desde 2022 para controlar la inflación. La pérdida de impulso junto con la relajación de las presiones inflacionarias mantienen sobre la mesa un recorte de tasas este año.

El banco central estadounidense ha mantenido su tasa de interés de referencia a un día en el rango actual del 5,25%-5,50% desde el pasado mes de julio.

La encuesta de S&P Global sobre los nuevos pedidos recibidos por las empresas privadas aumentó hasta 53,4 este mes desde 51,7 en mayo.

Los precios pagados por los insumos cayeron a 56,6 desde 57,2 en mayo. El indicador de los precios de producción cayó a su nivel más bajo en cinco meses (53,5 frente a 54,3 en mayo). La moderación se produjo tanto en el sector manufacturero como en el de servicios, donde la subida fue de las más lentas de los últimos cuatro años.

La inflación se moderó en mayo, con el índice de precios al consumo sin cambios por primera vez en casi dos años.

El índice PMI manufacturero preliminar subió a 51,7 este mes, desde 51,3 en mayo. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el índice del sector, que representa el 10,4% de la economía, se situaría en 51 puntos.

El índice PMI de servicios aumentó a 55,1, el nivel más alto en 26 meses, desde 54,8 en mayo. Esta cifra superó las expectativas de los economistas, que esperaban una lectura de 53,7.

(Reporte de Lucia Mutikani; Editado en Español por Ricardo Figueroa)