Los datos económicos recientes refuerzan la confianza del Banco Central Europeo en la reducción de los costes de endeudamiento a medida que se relaja la inflación, declaró el domingo Piero Cipollone, miembro del consejo del BCE.

El BCE prácticamente ha prometido recortar los tipos de interés el 6 de junio, pero algunos analistas han empezado a reducir sus expectativas de nuevas reducciones tras los datos salariales más fuertes de lo esperado de la semana pasada.

Pero Cipollone se aferró a la narrativa del BCE de una caída continuada, aunque gradual, de la inflación.

"Salvo nuevos sobresaltos, esperamos que la inflación fluctúe en torno a los niveles actuales en los próximos meses antes de caer hasta nuestro objetivo el próximo año", declaró Cipollone en un acto celebrado en Trento, Italia.

"Los datos recientes van en esa dirección y aumentan nuestra confianza en que seremos capaces de reducir nuestra política monetaria restrictiva".

Los inversores creen mayoritariamente que el BCE recortará su tipo de interés oficial, que actualmente se sitúa en un máximo histórico del 4,0%, sólo dos veces este año, frente a los tres recortes que se esperaban hace tan sólo unas semanas.

El crecimiento de los salarios negociados en la zona euro repuntó ligeramente en el primer trimestre de 2024, según mostraron el jueves las cifras del BCE, lo que llevó a algunos analistas a recortar sus apuestas de recorte de tipos, ya que unos salarios más altos tienden a conducir a un crecimiento más rápido de los precios.

Pero el BCE ha insistido en que las presiones salariales se desacelerarán este año y una serie de responsables políticos, entre ellos el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, y el gobernador del Banque de France, Francois Villeroy de Galhau, han restado importancia a la última publicación.