El BCE debe avanzar "muy lentamente" en la reducción de los tipos de interés porque existe una gran incertidumbre sobre las perspectivas de inflación, afirmó el miércoles su vicepresidente, Luis de Guindos.

El Banco Central Europeo recortó su tipo de interés oficial desde un máximo histórico la semana pasada, a pesar de las mayores expectativas de inflación para este año y el próximo y de los recelos de algunos gobernadores.

De Guindos dijo que confiaba en que la inflación acabaría cayendo hasta el objetivo del 2% del BCE, pero que los próximos meses serían accidentados y que la elevada inflación en los servicios justificaba la cautela.

"El nivel de incertidumbre es enorme", dijo de Guindos en un acto organizado por Market News International. "Por eso, cuando se está en un cuarto oscuro, hay que tener mucho cuidado. Hay que... moverse muy despacio, moverse con mucha prudencia".

Tras comprometerse a un recorte de tipos en junio con meses de antelación y verse sorprendidos por los sólidos datos sobre salarios e inflación, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, y sus colegas dijeron que ahora decidirían reunión por reunión en función de los datos que fueran llegando.

De Guindos dijo que no podía predecir si el BCE volvería a recortar los tipos en los próximos meses, pero se mostró confiado en que los costes de los préstamos bajarían a finales del próximo año.

"El interrogante, dada la incertidumbre,... es: '¿qué tipo de medidas vamos a tomar en los próximos meses?", dijo De Guindos, y añadió: "Pero si me preguntan: '¿cuál es la dirección... antes de finales de 2025? yo diría que la dirección está clara". (Reportaje de Balazs Koranyi; Redacción de Francesco Canepa; Edición de Gareth Jones y Alexander Smith)