El dólar cedió terreno frente al euro el martes después de que los datos de ventas minoristas indicaran signos de agotamiento entre los consumidores estadounidenses, lo que impulsó los argumentos a favor de recortes de tipos de la Reserva Federal a finales de este año.

Las ventas minoristas en EE.UU. aumentaron menos de lo esperado en mayo, ya que el descenso de los precios de la gasolina y de los vehículos pesó sobre los ingresos en las estaciones de servicio y en los concesionarios de automóviles.

La tendencia del crecimiento de las ventas se ha ido ralentizando a medida que el aumento de los precios y los tipos de interés obligan a los hogares a dar prioridad a lo esencial y recortar el gasto discrecional.

"Puede que haya llegado más tarde de lo que se esperaba inicialmente, pero las estrictas condiciones financieras diseñadas por la Reserva Federal parecen estar forzando finalmente los presupuestos de los hogares este año", declaró Stuart Cole, economista jefe de Equiti Capital.

"Pero un ritmo de consumo más suave puede ser en realidad bienvenido por la Fed, ya que hace que la tarea de devolver el IPC de nuevo al objetivo sea mucho más fácil, sobre todo teniendo en cuenta el papel clave que desempeña el consumo interno en el impulso de la actividad económica de EE.UU.", dijo Cole.

El euro subió un 0,02% y se situó en 1,073625 dólares. La divisa común llegó a caer hasta 1,071 $ al principio de la sesión.

Frente a una cesta de divisas, el dólar se mantuvo prácticamente plano en 105,30.

"El informe de ventas minoristas, más suave de lo esperado, aumenta la probabilidad de que la Fed empiece a recortar los tipos de interés dentro de unos meses", dijo en una nota Bill Adams, economista jefe de Comerica Bank.

Los futuros de los fondos federales implicaban una probabilidad del 67% de al menos un recorte de tipos para la reunión de la Fed de septiembre, frente al 63% de hace un día.

El presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, dijo el lunes que sólo apuesta por un recorte de los tipos de interés este año, pero dejó la puerta abierta a cambiar su opinión en función de los datos que vayan llegando.

Una larga lista de funcionarios de la Fed subirá al estrado en varios lugares más tarde ese mismo día, entre ellos Susan Collins, de la Fed de Boston, y Thomas Barkin, de la Fed de Richmond.

La semana pasada, las leves lecturas de la inflación estadounidense contrastaron con una postura general de halcones por parte de los funcionarios de la Fed, que recortaron su proyección mediana anterior de tres recortes de tipos de un cuarto de punto este año a uno.

El repunte del dólar de la semana pasada estuvo impulsado principalmente por la fuerte caída del euro después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, convocara unas elecciones anticipadas en respuesta a la derrota de su partido centrista en el poder frente al euroescéptico Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen en las elecciones al Parlamento Europeo.

El euro se ha estabilizado desde entonces.

"Durante el fin de semana, la francesa Le Pen dijo que estaría dispuesta a trabajar con el presidente Macron y que no lo buscaría", dijo Mohit Kumar, economista jefe para Europa de Jefferies.

"Una parte de los recientes movimientos risk off han sido impulsados por los temores al 'Frexit' y a la ruptura de la zona euro", dijo. "Esos temores son exagerados".

El dólar apenas varió frente al yen, a 157,81 yenes, manteniéndose por debajo del máximo de seis semanas alcanzado el viernes, a 158,26.

La libra esterlina se mantuvo plana en 1,2705 dólares, mientras los inversores esperaban las cifras de inflación del miércoles y la decisión sobre los tipos de interés del Banco de Inglaterra al día siguiente.

Mientras tanto, el dólar australiano subía un 0,6% después de que el Banco de la Reserva de Australia mantuviera los tipos estables el martes. "La postura del RBA estaba bien telegrafiada: están en modo de espera hasta que tengan más datos sobre la inflación", dijo Catril de NAB.

En criptodivisas, el bitcoin cayó cerca de un 3% hasta los 64.475 dólares, su mínimo en un mes.