Las principales divisas mantuvieron sus ganancias el jueves frente a un dólar golpeado por una inflación estadounidense más suave de lo esperado, salvo el yen, que se mantuvo frágil antes de la reunión del Banco de Japón, ya que los responsables políticos estadounidenses señalaron que los tipos se mantendrían altos durante un tiempo más.

Durante la noche, el euro avanzó un 0,6% y superó su media móvil de 200 días, comprándose por última vez a 1,0804 $. El dólar australiano se situó en 0,6647 $, tras superar los 0,67 $ durante la noche, y el dólar neozelandés saltó a un máximo de cinco meses por encima de los 0,62 $, antes de establecerse en 0,6170 $. El yen bajó alrededor de un 0,2%.

Las ganancias habían sido mayores inmediatamente después del informe sobre la inflación en Estados Unidos, que mostró unos precios al consumo planos de un mes a otro en mayo, frente a las expectativas del mercado de una subida del 0,1%.

Se redujeron cuando la Reserva Federal mantuvo el tipo de los fondos en el 5,25-5,5% y la proyección mediana de los responsables políticos sobre el número de recortes este año cayó a sólo uno, frente a los tres de marzo.

La libra esterlina subió un 0,5% durante la noche, hasta 1,2798 dólares, y bajó ligeramente en la apertura de los mercados europeos. Los movimientos fueron modestos en el comercio asiático, aunque divisas golpeadas como la rupia indonesia vieron cierto alivio.

A pesar de las previsiones de la Reserva Federal, los mercados siguieron apostando por casi dos recortes de tipos de 25 puntos básicos este año.

"Creo que los mercados consideran que el dólar se está debilitando, con fluctuaciones intermedias", dijo Imre Speizer, estratega de Westpac en Auckland. "Eso se debe (sobre todo) a los recortes de tipos de la Fed, que aún están descontados para este año".

El yuan chino se mantuvo estable en 7,2660 en el comercio extraterritorial, tras haber ganado un poco frente al dólar durante la noche.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, empleó un tono familiar en su conferencia de prensa y subrayó que los responsables políticos serían sensibles a los datos económicos. Aunque se preveían menos recortes para este año, los responsables políticos los tenían previstos para 2025 o 2026.

"Aunque la opinión sobre los recortes de tipos era más dura que en (marzo), creemos que los detalles moderan esa dureza", dijo John Velis, estratega macro para las Américas de BNY, señalando que 8 de las 19 previsiones de los responsables políticos eran de dos recortes este año.

Aún así, fue un consuelo frío para el yen, que está luchando contra el impulso bajista mientras la brecha es tan amplia entre los tipos japoneses cercanos a cero y los tipos estadounidenses a corto plazo mucho más altos.

El Banco de Japón concluye el viernes una reunión de política monetaria de dos días y los mercados esperan algún tipo de anuncio o señal de que el banco dará marcha atrás en la compra masiva de bonos para permitir nuevas subidas de los rendimientos japoneses.

Eso deja al yen vulnerable a la decepción. Se tambaleó por última vez a 157,08 por dólar y en el pie trasero en los cruces - donde tocó un mínimo de 17 años de 97,06 por kiwi durante la noche y un mínimo de 16 años de 200,91 en la libra esterlina .

"Esperamos que el Banco de Japón no cumpla las expectativas, lo que puede hacer bajar los tipos de interés japoneses y el yen", declaró Kristina Clifton, estratega principal de divisas del Commonwealth Bank of Australia.

"Las comunicaciones de los funcionarios del BOJ sugieren que quiere tomarse su tiempo para ajustar de nuevo la configuración de su política".