El dólar subió el martes mientras los operadores esperaban el informe de ventas minoristas de Estados Unidos y los comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal para calibrar el calendario de recortes de tipos de interés, mientras que el euro se estabilizó tras la caída de la semana pasada impulsada por la política.

El índice del dólar estadounidense, que mide la divisa frente a seis divisas principales, subió por última vez un 0,18% hasta 105,46. El lunes perdió un 0,2% al retroceder desde el máximo de seis semanas alcanzado el viernes de 105,80.

El billete verde se ha visto arrastrado en diferentes direcciones a medida que las leves lecturas de la inflación estadounidense contrastaban con una postura general de halcones por parte de los funcionarios de la Fed en la reunión de política de la semana pasada, cuando recortaron su proyección mediana anterior de tres recortes de tipos de un cuarto de punto este año a uno.

El repunte del 0,6% del dólar de la semana pasada estuvo impulsado principalmente por la fuerte caída del euro después de que el presidente francés Emmanuel Macron convocara unas elecciones anticipadas en respuesta a la derrota de su partido centrista en el poder frente al euroescéptico Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen en las elecciones al Parlamento Europeo.

El euro se ha estabilizado esta semana y se cambiaba un 0,1% más bajo, a 1,0724 dólares, frente al mínimo de seis semanas de 1,0668 dólares del viernes, tras subir un 0,26% el lunes.

"Durante el fin de semana, la francesa Le Pen dijo que estaría dispuesta a trabajar con el presidente Macron y que no lo buscaría", dijo Mohit Kumar, economista jefe para Europa de Jefferies.

"Una parte de los recientes movimientos risk off han sido impulsados por los temores al 'Frexit' y a la ruptura de la zona euro", dijo. "Esos temores son exagerados".

Los datos de ventas minoristas en EE.UU. se publicarán a las 1230 GMT (8.30 a.m. ET) y se espera que muestren un repunte intermensual del 0,3% en mayo, tras un crecimiento nulo en abril.

El presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, reveló el lunes que está en el bando del recorte único, pero dejó la puerta abierta a cambiar de opinión en función de los datos que vayan llegando.

Una larga lista de funcionarios de la Fed subirá al estrado en varios lugares más tarde ese mismo día, entre ellos Susan Collins, de la Fed de Boston, y Thomas Barkin, de la Fed de Richmond.

"Si nos fijamos en el flujo de datos procedentes de EE.UU., los datos de inflación y los datos del mercado laboral apuntan a un giro en la política de la Fed", a pesar del recorte de las previsiones de recorte de tipos por parte de los funcionarios, dijo Rodrigo Catril, estratega senior de divisas del National Australia Bank.

"Por el momento, es el atractivo de refugio seguro del dólar lo que lo ha estado manteniendo apoyado", añadió Catril.

El dólar subió un 0,25% hasta los 158,12 yenes, acercándose de nuevo al máximo de seis semanas alcanzado el viernes, los 158,26. La libra esterlina cedió un 0,2% a 1,2678 dólares.

Mientras tanto, el dólar australiano no se vio afectado por la decisión del Banco de la Reserva de Australia de mantener estables los tipos, tal y como se esperaba, el martes, y subió un 0,1% a 0,6618 dólares.

"La postura del RBA estaba bien telegrafiada: están en modo de espera hasta que tengan más datos sobre la inflación", dijo Catril de NAB.

En criptodivisas, el bitcoin cayó alrededor de un 1,1% hasta los 65.600 dólares, en torno al mínimo de un mes.