El aumento de un indicador salarial clave de la zona euro no es especialmente preocupante y el Banco Central Europeo debería estar en condiciones de recortar los tipos de interés el 6 de junio, declaró el viernes el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel.

El BCE lleva tiempo apuntando a un recorte de los tipos el mes que viene, pero el repunte del crecimiento salarial negociado en el bloque monetario de 20 naciones, un indicador muy esperado de las presiones sobre los precios, ha enturbiado las perspectivas.

Nagel restó importancia al dato salarial, que mostró un repunte hasta el 4,7% desde el 4,5%, argumentando que se trataba de un indicador retrospectivo y que esperaba tendencias benignas en el futuro.

"Si las cosas se mantienen como están, aumenta la probabilidad de que podamos dar el primer paso sobre los tipos en junio", dijo Nagel en una rueda de prensa al margen de una conferencia de ministros de Finanzas del G7 en Stresa, Italia.

Nagel dijo que esperaba que las tendencias salariales se "aplanaran", un posible alivio para la inflación.

Pero también repitió su mensaje anterior de que el recorte de tipos de junio no conllevaba ningún tipo de compromiso sobre movimientos posteriores, ya que las decisiones del BCE se basarán en los datos que vayan llegando, sin ningún automatismo, un cambio con respecto a la política del pasado reciente, cuando el BCE solía señalar los movimientos previstos.

Aún así, algunos conservadores, entre ellos la miembro del consejo Isabel Schnabel, ya han argumentado en contra de recortes consecutivos de los tipos, advirtiendo de que la inflación actual y las tendencias salariales no justifican una mayor relajación de la política en julio.

Los mercados también han renunciado a un rápido recorte consecutivo y ahora sólo ven una reducción más de los tipos después de junio, un gran cambio en comparación con el comienzo de este año, cuando se preveían hasta seis movimientos.

Aunque la mayoría de los economistas del mercado siguen apostando por recortes en junio, septiembre y diciembre,

Danske Bank el viernes

cambió su propia previsión, pronosticando sólo dos recortes de tipos en 2024. (Reportaje de Christian Kraemer, Redacción de Andrey Sychev y Balazs Koranyi; Edición de Rachel More y Toby Chopra)