El presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago, Austan Goolsbee, dijo el viernes que se sentía aliviado después de que los datos de esta semana mostraran que la inflación de mayo se había enfriado, pero que aún le gustaría ver "más meses" de datos similares antes de recortar los tipos de interés.

"La inflación volvió a niveles que, si tuviéramos muchos meses así, nos sentiríamos mucho mejor", dijo Goolsbee en la Cumbre Económica del Iowa Farm Bureau en Ankeny, Iowa. Los datos gubernamentales publicados el miércoles mostraron que los precios al consumo no subieron en absoluto de abril a mayo.

Los datos, que marcaron la lectura más suave de la inflación al consumidor desde julio de 2022, se publicaron en medio de la reunión de política monetaria de dos días de la Reserva Federal. "Mi sensación al salir de la reunión fue un poco de alivio", dijo Goolsbee.

El miércoles, la Fed

dejó sin cambios su tasa de política

en el rango del 5,25%-5,5%. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que cualquier recorte de tipos esperaría hasta que el banco central tenga más confianza en que la inflación se dirige hacia el objetivo del 2% de la Fed, o vea un deterioro inesperado en el mercado laboral.

En los últimos 18 meses, dijo Goolsbee, "en realidad hemos hecho muchos progresos para bajar la tasa de inflación". Y añadió: "Sólo tenemos que ver más progresos" antes de recortar los tipos.

La Fed, dijo, también está vigilando la salud de la economía, donde los signos de dolor, como la morosidad en los préstamos, están aumentando pero no llegan a niveles que se asociarían con una recesión.

Si la inflación sigue disminuyendo y la Fed puede recortar los tipos, dijo, es posible que pueda evitar la recesión por completo. (Reportaje de Ann Saphir; edición de Diane Craft y Leslie Adler)