La presidenta del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Lorie Logan, afirmó el martes que los recientes datos que muestran que la inflación se está enfriando son "noticias bienvenidas", pero que el banco central estadounidense puede seguir siendo paciente en cuanto a la política de tipos de interés.

"Vamos a necesitar ver varios meses más de esos datos para tener realmente confianza en nuestra perspectiva de que nos dirigimos al 2%", dijo Logan en un evento en Austin, Texas. "Estamos en una buena posición, estamos en una posición flexible para observar los datos y ser pacientes".

La semana pasada, la Reserva Federal decidió mantener el tipo de interés oficial en la horquilla del 5,25%-5,5%, donde ha estado desde el pasado mes de julio, ya que trata de mantener la presión a la baja sobre la inflación manteniendo los costes de los préstamos en su nivel más alto en más de dos décadas.

Los datos sobre la inflación publicados en medio de esa reunión de dos días mostraron que los precios al consumo no aumentaron en absoluto en mayo con respecto a abril, lo que indica la posible reanudación de los avances tras lo que Logan calificó de varios meses "decepcionantes".

En sus últimas proyecciones trimestrales, publicadas la semana pasada, los 19 responsables de la política monetaria de la Reserva Federal prevén un único recorte de los tipos de interés este año, en lugar de los tres que habían pronosticado en marzo.

Logan no dijo cuándo espera que la Fed pueda recortar los tipos, ni en qué cuantía, aunque su referencia a "varios" meses de buenos datos sugiere que podría estar abierta a un recorte de los tipos ya en septiembre.

Esa es la fecha en la que los mercados financieros esperan actualmente que actúe la Fed.

Logan dijo que ve potencial para que los riesgos geopolíticos en todo el mundo presionen al alza los precios de las materias primas y los alimentos. Los persistentes problemas de la cadena de suministro derivados de la pandemia son otra preocupación, dijo.

"Creo que todavía hay algunos riesgos al alza para la inflación a los que tenemos que estar atentos", dijo. Y, según ella, los cambios estructurales desde la pandemia significan probablemente que los tipos de interés no volverán a los bajos niveles observados antes de la pandemia.

Al mismo tiempo, la inteligencia artificial generativa podría tener un impacto positivo en el crecimiento de la productividad, lo que podría aliviar las presiones sobre los precios.

Una empresa mediana le dijo que la IA mejoraba la productividad en un 20%, según Logan. La mejora de la productividad podría tener importantes implicaciones para la política monetaria, pero se necesitan más estudios, añadió. (Redacción de Ann Saphir; Edición de Andrea Ricci)