La libra esterlina se encaminaba el viernes hacia su mayor ganancia semanal frente al euro en casi siete meses, mientras la inquietud de los inversores provocada por las elecciones anticipadas en Francia seguía golpeando a la divisa de la zona euro.

El euro se mantuvo prácticamente plano en el día frente a la libra esterlina, a 84,09 peniques, pero se encaminaba a una caída semanal de casi el 1%, la mayor desde noviembre de 2023.

La libra cayó un 0,4% en el día frente a un dólar más fuerte, hasta 1,27065 dólares.

El euro se ha desplomado en general esta semana, ya que los sondeos de opinión apuntan a que el partido de extrema derecha Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen va camino de imponerse en las elecciones francesas.

Los mercados parecen estar tomándose con calma las propias elecciones generales británicas hasta el momento, ya que se prevé que el partido laborista de la oposición gane cómodamente el mes que viene.

Los laboristas han virado hacia el centro en los últimos años, lo que ha contribuido a tranquilizar a las empresas, aunque algunas de sus políticas han inquietado a los superricos.

El Banco de Inglaterra se reunirá el 20 de junio para determinar su política monetaria, y los mercados apuestan a que el banco central mantendrá el tipo de interés de referencia en el 5,25%, a pesar de que el Banco Central Europeo lo recortó a principios de mes.

Los precios del mercado sugieren un 91% de posibilidades de que el BoE mantenga, con un 9% de posibilidades de una reducción.

Aunque la inflación general del Reino Unido ha caído cerca del objetivo del 2% del BoE, en abril fue mucho mayor de lo esperado en el sector clave de los servicios, y el crecimiento salarial del 6% en mayo se mantuvo aproximadamente en el doble del nivel coherente con el objetivo.

"Aunque los datos han hecho la mayor parte del trabajo pesado a la hora de retirar de la mesa un recorte en junio, la proximidad de la reunión de junio a la fecha de las elecciones probablemente reduzca la posibilidad de que el BoE recorte un poco más", dijeron los economistas de BNP Paribas en una nota.

Las expectativas de inflación del público británico se enfriaron el mes pasado y la proporción más alta desde la crisis financiera mundial pensaba que lo mejor para la economía sería que bajaran los tipos de interés, según mostró el viernes una encuesta del BoE.