El crecimiento empresarial de la zona euro se ralentizó bruscamente este mes al caer la demanda por primera vez desde febrero, según una encuesta. El sector servicios del bloque mostró algunos signos de debilitamiento, mientras que la caída del sector manufacturero dio un giro a peor.

Todo ello a pesar de que el Banco Central Europeo aplicó a principios de mes una rebaja de los tipos de interés ampliamente telegrafiada y de que, según una encuesta de Reuters, se esperan dos reducciones más este año.

El índice compuesto preliminar de gestores de compras del HCOB, elaborado por S&P Global, se hundió hasta 50,8 este mes desde los 52,2 de mayo, confundiendo las expectativas de un sondeo de Reuters de una subida hasta 52,5.

Sin embargo, junio marcó un cuarto mes por encima del nivel de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

"¿Está terminando la recuperación del sector manufacturero antes de empezar? El sector servicios sigue manteniendo a flote la zona euro", afirmó Cyrus de la Rubia, economista jefe del Hamburg Commercial Bank.

El índice general de nuevas empresas cayó a un mínimo de cuatro meses de 49,2 desde 51,6.

El PMI del sector servicios, dominante en la unión monetaria, cayó a 52,6 desde 53,2. La encuesta de Reuters preveía un repunte hasta 53,5.

Pero las presiones inflacionistas se relajaron, reforzando los argumentos a favor de nuevos recortes de los tipos de interés del BCE este año. El índice de precios de producción de los servicios descendió a 53,7 desde 54,2, su lectura más baja en poco más de tres años.

"El BCE, que recortó los tipos de interés en junio, puede sentirse reivindicado por unos datos de precios que señalaron una relajación de la presión en el sector servicios de la zona euro. Sin embargo, el PMI HCOB no proporciona munición para otro recorte de tipos en julio por parte del BCE", añadió de la Rubia.

La actividad manufacturera, en declive desde hace casi dos años, revirtió los recientes signos de encaminarse hacia una recuperación. El PMI de fábrica cayó a un mínimo de seis meses de 45,6 desde 47,3. Las expectativas en la encuesta de Reuters eran de una subida hasta 47,9.

El índice que mide la producción se desplomó hasta 46,0 desde 49,3.

Ese descenso empujó a las fábricas a reducir plantilla por decimotercer mes. El índice de empleo cayó a 47,5 desde 47,9.